Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Callejeros Viajeros: Seúl

A más de 1.000 kilómetros de España se encuentra Seúl, la capital de Corea del Sur. Viven más de 11 millones de personas y es una de las ciudades más cosmopolitas del mundo
A más de 1.000 kilómetros de España se encuentra Seúl, la capital de Corea del Sur. Viven más de 11 millones de personas en una extensión de 605 kilómetros cuadrados. Es una de las ciudades más cosmopolitas del mundo. Llena de rascacielos y coches que contrastan con templos y verdes montañas.
"La Dmz o zona desmilitarizada, es la frontera que limita Corea del norte y Corea del sur. Se trata de la última frontera de la guerra fría", afirma Eduard, un amante de la cultura oriental. Durante mucho tiempo el barrio de Myondong ha sido referente de la moda coreana. Millones de bolsos, zapatos y accesorios diferentes para una sociedad súper consumista y a la vez muy religiosa. "Esto es consumismo puro y duro, hasta una excursión a la montaña se transforma en un día de compras".
El mercado de Nandemum es el mercado más grande y transitado de la ciudad. Tal y como nos cuenta Elías, "hay un dicho coreano que asegura que si uno necesita comprar un tanque, seguro que puede encontrarlo aquí"
Se come a todas horas pero en cantidades mínimas, por eso no es de extrañar que se
mantengan en plena forma, aunque también ayuda que "el 90% de la comida es picante y eso ayuda a quemar grasas".
Seúl tiene una de las tasas más altas de suicidio. 35 de cada 100.000 habitantes se quitan la vida ante la presión social. "En lo que va de año ya son más de 2000 adolescentes los que se han suicidado. Muy buena educación pero mayor explotación humana" cuenta una profesora de español.
Son muchas las exigencias sociales y profesionales. Para eliminar tanta tensión acuden a la sauna. "Yo no me he enamorado de Seúl, me he enamorado de la sauna" afirma una joven abogada. Y es que se trabaja tanto que todo el mundo necesita relajarse.