Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Callejeros Viajeros: Rumbo a Río

"Aquí a todos nos gusta sambar". Así es como llaman en Río de Janeiro a la pasión por el baile que tienen los brasileños, que además estos días están preparando los mundialmente conocidos Carnavales de Río. "Rumbo a Río", es un reportaje de Federico Cardelús
La música también es otra de las características que define la ciudad y uno de los mejores ejemplos es que "todo el mundo canta por las calles e incluso lo hemos comprobado haciendo cantar a la gente "La chica de Ipanema". "La Ciudad Maravillosa", también es como muchos definen a la capital carioca. Una ciudad que dicen "hay que visitar por lo menos una vez en la vida".
Rodeada de playas y naturaleza, en Río viven diez millones de habitantes. El culto al cuerpo es una constante que podemos ver sobre la arena y sobre el asfalto. Practican deporte y hacen ejercicio todo
el día para poder exhibir unos bañadores prohibidos para el resto del mundo. Las playas de Ipanema y Copacabana, los barrios de Santa Teresa, Saude, Leme y Leblón, por ejemplo, reflejan una ciudad donde contrastan los perfiles más adinerados y los más necesitados.
Pepita Rodríguez es actriz, pero no una actriz cualquiera. La podríamos comparar con nuestra Concha Velasco. "Llegué a Río a los seis años procedente de España y mi padre me enseñaba las canciones de
Sara Montiel". Pepita nos abre por primera vez las puertas de su casa, una mansión desde la que puede decir "tengo Río a mis pies". Pepita ya no trabaja pero ha hecho interminables culebrones y asegura "yo era un pecado de mujer".
Desde un helicóptero sobrevolamos la ciudad y disfrutamos de las mejores vistas aéreas de Río y de algunos de sus monumentos más conocidos como el Cristo Redentor en el popular Corcovado. "Subir en
tren cuesta 20 euros y hay gente que por no tener este dinero no ha subido nunca en su vida a pesar de nacer en esta ciudad", nos dice nuestra invitada. Un monumento que para muchos también tiene un claro referente cinematográfico, ya que allí se rodó la película española "Marisol rumbo a Río".