Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Callejeros Viajeros: Buenos Aires

La calle más ancha del mundo, la avenida más larga, la desembocadura de río más grande y la librería más bonita. Y todo, en la misma ciudad, Buenos Aires, capital de la República Argentina. Opina en el blog
La calle más ancha del mundo, la avenida más larga, la desembocadura de río más grande y la librería más bonita. Y todo, en la misma ciudad, Buenos Aires, capital de la República Argentina, una inmensa y ruidosa ciudad donde viven trece millones de personas.
Está situada en Sudamérica, pero su gente y sus calles bien podrían ser europeos. El conocido barrio de La Boca tiene origen italiano. Sus casas de madera pintadas de llamativos colores y el sonido del bandoneón han convertido a sus calles en el principal reclamo turístico de la ciudad. Aquí uno puede bailar un tango de Gardel o hacerse una foto con Maradona. No hay hincha más apasionado que el aficionado argentino. Acudir a un partido de fútbol en Buenos Aires es igual que asistir a un concierto. No cesan las canciones para asombro de los músicos españoles Vetusta Morla que acudieron a un partido en el Estadio River Plate.
Treinta mil personas viven en las islas que se forman en el Delta del Río de la Plata. Tiendas, basureros y hasta hospitales se pueden encontrar en los barcos que recorren las lujosas islas de Buenos Aires. Muy cerca, niños en la calle, cartoneros y cientos de miles de personas viviendo en "barrios miseria" como allí los llaman. No hay seguridad en ciertas zonas de la ciudad.
Las madres de la plaza de mayo ya son abuelas, y ni una sola semana desde hace 32 años han dejado de pedir que sus hijos aparezcan con vida. En el barrio más bohemio, San Telmo, se celebra todos los domingos un mercadillo donde los vendedores se disfrazan de lo que venden. Por la noche, no faltan las milongas para quien quiera disfrutar del tango en plena calle.