Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

#Superalimentos

tomatecuatro.com
En Semana Santa estuve de viaje con amigos y fuimos a hacer la compra juntos. Cada uno fue llenando el carro de cosas y cuando estábamos terminando se quedaron todos mirándome como si estuviera loca… ¡¿vas a poner una frutería?!
No se podían creer que se fueran a terminar todos esos plátanos, papayas, piñas, manzanas…  pero al final todo el mundo consumió más fruta de la que tomaban habitualmente y acabamos comprando más.
Cuento esta anécdota porque cuando me comparo con otras personas me doy cuenta de la poca cantidad de fruta y verdura que se consume en general… ¡Un hábito que hay que cambiar cuando antes!
En casa siempre se ha comido verdura a diario, mis padres no conciben la alimentación sin ella. Y la fruta siempre me ha gustado, pero en estos últimos años se ha convertido en un pilar fundamental en mi alimentación. La verdad es que me podría alimentar de fruta, no puedo vivir sin ella.
El aporte de vitaminas, minerales, agua…¡se nota en todo!
-     Son mi fuente primordial de VITAMINAS
Gracias a la ingesta de frutas puedo presumir de no caer enferma en todo el año, de sentirme sana y con gran vitalidad. Así que, ¡nada de aportes vitamínicos artificiales!
-     MINERALES: Fundamentales para la dieta de un deportista
Las frutas tienen un alto contenido en minerales, indispensables para el organismo. Entre otros muchos procesos de regulación, se encargan del correcto desarrollo y contracción muscular y son esenciales para la recuperación post esfuerzo.
Una de las frutas que no faltan en mi dieta es el plátano. Como dos o tres diarios, depende de lo que entrene; son una fuente de potasio imprescindible para fortalecer nuestro sistema nervioso y muscular, y para recuperarnos de un esfuerzo físico intenso. El magnesio que aportantambién es muy importante para evitar calambres ya que está muy presente en la transmisión de los impulsos nerviosos. Además contienen hierro, calcio, sodio, fósforo, selenio, manganeso, cobre, zinc… es una de las frutas más ricas en minerales.
El plátano es una fuente de carbohidratos de rápida absorción que sacia y no tiene muchas más calorías que cualquier otra fruta (sobre todo por que pesa menos que otras que tienen menos calorías, por tanto la ingestión calórica final es parecida).
-     Luz en la piel: ANTIOXIDANTES
Contienen antioxidantes naturales que ayudan a prevenir y retardar la oxidación de las células (a los mejores alimentos antioxidantes dedicaré un post pronto), por tanto, deben ser un básico en nuestra dieta. Te ayudarán a tener una piel más bonita (y más joven) ya que ayudan a retrasar el envejecimiento de los tejidos orgánicos y previenen la aparición de cáncer.
-     Regúlate de forma natural: FIBRA
La fruta contiene mucha fibra, que no sólo se ocupará de regular tu tránsito intestinal y te ayudará a sentirte bien, sino que también se encargará de saciarte y así controlarás tu apetito.
Lo ideal es no pelar la fruta siempre que se pueda ;)
-     H2O
¡Mantente hidratado y depúrate! Las frutas son agua, te ayudarán a desintoxicar el organismo.
-     Siente la VITALIDAD
Contienen todos los ingredientes para generar energía y vitalidad… Convierte la fruta en un básico en tu dieta, os sentiréis #guapospordentroyporfuera
fruta
ALGÚN CONSEJO…
Comienza el día con un zumo de naranja recién exprimido, y completa tu desayuno con alguna fruta de temporada. Por ejemplo, puedes añadir fresas a los cereales, tomar un plátano en la tostada integral con un poco de miel, una rodaja de piña o añadir un kiwi al yogur natural.
Acostúmbrate a llevar varias piezas de fruta al trabajo, te sentarán mucho mejor que cualquier alimento envasado. ¡Yo siempre voy cargada con fruta a todas partes!
Suelo tomar un par de piezas a media mañana y otra antes de comer.
Dependiendo del entrenamiento, consumo fruta antes y/o después. Nunca la tomo después de las comidas, siempre antes o entre horas.
Debes hacer como mínimo cinco comidas diarias y si tienes fruta cerca, evitarás tentaciones y poco a poco no podrás pasar sin ella.
Invierte en fruta de calidad, realmente se nota la diferencia cuando comemos fruta fresca y deliciosa, de este modo siempre nos apetecerá más. Cambia y prueba frutas diferentes, combina las habituales con las de temporada y atrévete con las tropicales.
¡Los batidos y zumos son otro de mis must! Pronto os contaré mis favoritos, se acerca el verano y son un complemento ideal.