Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Volando sobre los Pirineos

Hace apenas un mes que se ha inaugurado en el Valle de Tena la tirolina doble más larga de Europa, y… ¡he tenido la suerte de estrenarla!
La atracción se encuentra sobre el Lago de Búbal, un enclave único que encontraremos un poquito antes de llegar a Formigal. 
Volando sobre los Pirineos
Para llegar hasta allí ascenderemos a 1270 metros de altitud a través de una carretera serpenteante, rodeada de vegetación, hasta el municipio de Hoz de Jaca, un hermoso pueblo con tan sólo 37 habitantes en invierno.  
Y mientras recorremos esta carretera veremos a personas sobrevolando el lago… ¡la sensación es impresionante!
volando sobre los Pirineos

Antes de llegar a la torre desde donde nos lanzaremos, a 65 metros de altura y a tan sólo cinco minutos andando del centro del pueblo, nos equiparemos con un arnés y un casco. 
Incluso las personas que no vayan a saltar pueden llegar hasta ese punto, ya que además hay un mirador y las vistas son espectaculares.
Antes de saltar el personal nos ayudará a colocarnos y nos explicará cuatro reglas básicas para disfrutar del descenso… ¡de casi un kilómetro de longitud!
volando sobre los Pirineos

La sensación es sobrecogedora cuando te sueltan… ¡de repente estás volando sobre el pantano contemplando el valle y girando sobre ti mismo! 
Durante el vuelo desciendes 115 metros hasta la base de aterrizaje, desde donde te recogen en furgoneta y te suben de nuevo al pueblo… ¡cuando lleguéis os aseguro que querréis repetir!
Volando sobre los Pirineos

Sin duda, una experiencia recomendable para todas las edades (el único requisito es alcanzar los cuarenta kilos de peso). Incluso conocimos un venerable lugareño que con 89 años se había atrevido con la tirolina.
También hacen descensos nocturnos bajo las estrellas, y además la podremos disfrutar durante todo el año, también en pleno invierno… ¿Os la imagináis con el valle nevado y el lago  completamente helado? Un paisaje que ya estoy deseando ver. 

El Valle del Tena es uno de mis lugares preferidos, no sólo en invierno. Sus parajes, su gastronomía, su Balneario de Panticosa… En él encuentro todos los ingredientes para pasar unos días cuidándome y descansando en pleno contacto con la naturaleza. 
Gracias a todos los que hacéis posible esta aventura por un día tan emocionante, y en especial al Grupo Aramon por su amabilidad y trato inmejorables. 
¡Nos vemos en las pistas!

Video: Álvaro Puerto