Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

#Hoyentrenocon... Emiliano Morlans

PanticosaLaura Madrueño
Este año me he propuesto entrenar y dar a conocer otros deportes de invierno y hoy voy a hablaros de uno poco conocido en nuestro país y que he tenido la oportunidad de aprender con Emiliano Morlans, once veces campeón de España de esquí de fondo. 
El esquí de fondo es un deporte blanco que se originó en los países nórdicos y se practica en pistas habilitadas, sin grandes pendientes, y consiste en recorrer largas distancias para completar un recorrido en el menor tiempo posible. 
En España, a pesar de no ser muy popular, contamos con grandes de este deporte como Morlans, que durante su exitosa carrera también participó en varios campeonatos del mundo y en los Juegos Olímpicos de Lake Placid’80.
Laura Madrueño
Nos encontramos con Emiliano en el Circuito de Esquí Nórdico de Panticosa, en una mañana perfecta: soleada y sin viento. Lo primero que hicimos fue familiarizarnos con el equipo, muy distinto del de esquí alpino: los esquíes son más altos, delgados y ligeros; y las botas mucho más cómodas, bajas y blanditas. Los bastones también son más altos e imprescindibles para realizar esta actividad.  
En cuanto a la ropa, se puede esquiar con el equipo de esquí alpino (como veis el primer día iba así vestida) pero recomiendo algo más ligero. El segundo día lleve unas mallas y fui mucho más cómoda. Las  gafas de sol también son fundamentales.  
 
Laura Madrueño
Hicimos los primeros ejercicios en un llano donde Emiliano nos enseñó las distintas técnicas para movernos, girar y desplazarnos. Las primeras sensaciones fueron buenas gracias a la ligereza de los esquíes que, por un lado te permiten mucha libertad pero al mismo tiempo menos estabilidad, lo que te mantiene concentrado en todo momento.
Laura Madrueño
Empezamos por el circuito verde de 1,5km (hay tres niveles) practicando el estilo clásico, donde los esquíes se desplazan por carriles ya creados con un movimiento bastante parecido al de una zancada normal, deslizando uno y otro con ayuda del impulso de los brazos y bastones, que se coordinan con las piernas. Es un ejercicio aeróbico súper completo en el que la coordinación y el equilibrio son esenciales.
Panticosa
También aprendimos la técnica del patinador, imprescindible en los tramos donde tienes que superar ligeros repechos. Los esquíes tienen unas escamas que facilitan el agarre en estas subidas.
Panticosa
Gracias a los consejos de Emiliano conseguimos progresar rápido y empezar a disfrutar. Podría decir que lo mejor de este deporte es que te permite atravesar parajes invernales espectaculares en los que nos encontramos por ejemplo a estos sarrios a escasos metros de nosotros.
Panticosa
En nuestro segundo día de entrenamiento tuvimos la suerte de amanecer bajo una gran nevada que dejó el Lago de Panticosa y el circuito cubiertos de una belleza inigualable.  
Durante este día el progreso fue muy bueno y nos divertimos mucho en las pendientes, en las que ya nos tiramos a huevo dejándonos llevar por la pista, una experiencia muy recomendable. 
Panticosa
El esquí de fondo ha sido un gran descubrimiento para mí ya que es un deporte muy satisfactorio y al mismo tiempo puede ser muy exigente dependiendo de nuestras posibilidades. Además es mucho menos lesivo que el esquí alpino y apto para todas las edades, ya que es ideal hacerlo en equipo o en familia, y además también a un precio más económico que el alpino.
Os recomiendo empezar con un monitor para adquirir una técnica buena que os permita  evolucionar y sobretodo disfrutar de este gran deporte. 
Panticosa
Infinitas gracias a Emiliano Morlans por estas inigualables masterclass y por unas mañanas realmente amenas.
Gracias a Panticosa Activa, Grupo Aramon y a Head por hacerlo posible.
Y gracias siempre a mi cámara, Álvaro Puerto, por conseguir las mejores fotografías también en la nieve, con esquíes, raquetas o en moto de nieve.