Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pirlo, el mejor futbolista de Italia en el campo y también en la consola

Andrea Pirlocuatro.com
Andrea Pirlo, el histórico centrocampista de la Juventus, ha sido elegido como el mejor futbolista de Italia por tercer año consecutivo. ¿Y por qué hablamos de él en VIG, diréis? Porque Pirlo, además de un gran futbolista que sigue en plena forma a sus 34 años, es un declarado jugón. Lo dice en 'Pienso, luego juego', la autobiografía que el italiano publicó hace unos meses y en la que dedica todo un homenaje a los juegos consoleros, en especial al FIFA, el clásico de los clásicos entre los simuladores futbolísticos.
Así que con motivo de tan merecido premio, desde VIG vamos a rendir nuestro particular homenaje al futbolista italiano, que se ganó el corazón de miles de videojugadores cuando escribió: "Después de la rueda, la PlayStation es el mejor invento de todos los tiempos".
Considerado uno de los mejores centrocampistas del mundo, Pirlo debutó en la Serie A, la máxima categoría italiana, con tan solo 16 años y alcanzó el Olimpo con la camiseta rojinegra del A. C. Milan. Campeón del mundo en 2011, firmó su traspaso a la Juventus de Turín, donde continúa en activo.
Su paso por el F. C. Barcelona
Pero su carrera como deportista de élite nada tiene que envidiar a su habilidad a los mandos de la consola. "No podría decir con exactitud cuántos partidos he jugado en los últimos años, pero por lo menos cuadruplican el número de partido reales". En ese mundo virtual, Pirlo se convierte en futbolista culé. ¿La mejor etapa de su carrera? Cuando jugó a las órdenes de Guardiola sobre el césped de San Siro, su favorito.
Pero no era el único; Alessandro Nesta también cumplía su fantasía culé en el mundo virtual. "Pirlo contra Nesta era un duelo clásico en nuestros días en el A. C. Milan. Llegábamos temprano, desayunábamos a las 9 y luego nos encerrábamos a jugar a la PlayStation hasta las 11. Después de la sesión de entrenamiento, volvíamos a jugar hasta las cuatro de la tarde. Toda una vida de sacrificio", bromea el jugador.
Los partidos Barça vs. Barça eran todo un clásico en la sala de descanso del Milan, donde los dos jugadores cambiaban el rayado negro de sus camisetas por el azulón culé. "Quizás había pasado tanto tiempo en la PlayStation que terminé dentro de ella, atrapado en un universo paralelo".
En el mundo real, el espíritu culé de Pirlo se transforma en los colores de la Juventus para los partidos de la Serie A, donde aún no ha hablado de retirada. Quién sabe, pero quizás cuando cuelgue las botas duplique sus sesiones de juego y lo veamos debutar en los campos virtuales de la Liga de Videojuegos Profesional.