Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

De running con Miguel Induráin

Miguel Induraincuatro.com
Verano del 2004, Olimpiadas en Atenas. Un equipo de Informativos Mediaset nos desplazamos a la cobertura. Para ello contamos con la inestimable colaboración de un deportista retirado del máximo nivel de competición, Miguel Induráin. Cierto, cierto, no es running, pero es que no teníamos a Abel Antón. Igualmente es ilustrativo a la reflexión. 
Después de una calurosa y dura jornada plagada de entrevistas, conexiones en directo y seguimiento de atletas, llega el descanso del guerrero y nos sentamos a tomar un refrigerio. En la distendida y siempre interesante conversación, mi compañero le hace el siguiente comentario: “Miguel, lo que debes de haber disfrutado por esos paisajes y carreteras que has ido recorriendo a lo largo de todas las carreras…”. Induráin responde contundentemente: “ No, para nada, en competición no ves ni las vistas ni el paisaje, vas concentrado en la carrera.”
FD Indurain
El compañero matiza: “Pero hombre, durante tantos kilómetros por etapa, en los inicios desde el  pelotón y demás, dará tiempo a ver algo...” Nuevamente Induráin rotundo: “En carrera estás a lo que estás, vas concentrado en la estrategia, la dosificación de fuerzas, tu estado físico, el desnivel, la posición de los rivales directos… Mira, la bicicleta es mi pasión, la disfruto tanto que sigo moviéndome por Pamplona en bicicleta hasta para ir a comprar el pan. No me bajo de ella y eso que ya no tengo necesidad, pero la competición es otra cosa.”
Sirva esta analogía ciclista para ilustrar que en el running amateur encontramos los dos extremos, el que llega a obsesionarse con planes férreos, tipo competición de alto nivel y, en el lado opuesto, el que corre arbitrariamente, sin método y con bajo progreso.
Obvio decir que ambas opciones no son recomendables y que en el término medio está la virtud. No obstante,  donde entiendo que está la clave es en el disfrute, en saborear la marcha, el camino y el paisaje.
Esto puede parecer difícil, utópico e idealista pero es lo que a mí, después del tiempo, me ha servido, es lo que creo que debe ser el running y lo que intentaré desgranar en sucesivos post más concretos.