Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Que no te atropellen

piernas, Fede Atienzacuatro.com
Amanece, ya salen los primeros rayos de sol. Te asomas a la ventana y tomas el pulso a  la temperatura. Bueno, me pondré un cortaviento porque parece que hace algo de fresco. Mallas enfundadas, cronómetro en muñeca y sales a correr. El arranque despacio  porque hay que calentar. Un parón para estirar algo y a seguir… Ahora sí, la maquinaria se pone en marcha. Qué sensaciones, el aire en la cara,  el rocío de la mañana… a disfrutar.
Como es habitual, un  paso de cebra, miro  a los lados. Viene un coche pero se detiene porque cruza una mujer con su perro. Salgo detrás, casi pegado a ella,  el coche la deja pasar y de repente arranca. Cuál es mi sorpresa que veo su parachoques contra mi tibia, ante lo que, y por puro instinto porque me golpeaba, salto, apoyo mi mano contra su capó y termino rodando por encima de éste, para caer sobre el asfalto cual maleta en aeropuerto.
Aquel día, la fortuna quiso que en el impacto  contra el suelo no me diera ni con el bordillo de la acera ni me golpeara en la cabeza.  Las consecuencias no fueron más allá de leves magulladuras gracias también a que el coche arrancaba en primera y todo sucedió a cámara lenta.
Superado el revuelo y apuro por mi parte ante el corrillo que se formó, dicho sea que con la voluntad de ayudarme, me llamó mucho la atención que el conductor no paraba de insistir en que no me había visto, que lo sentía mucho pero no me había visto salir.  Esto me hizo reflexionar, no tanto en el culpable, que está más que claro, si no en las medidas de prevención que podemos tomar para evitarlo. Indagando sobre el tema y cotejando con compañeros y profesionales,  me quedo con una serie de apreciaciones  que creo pueden ser  importantes y no son las habituales.
salto, Fede Atienza
Lo hago esquemático para no alargar el post divagando.
  • A un peatón, un vehículo lo puede ver salir de la acera para reaccionar, pero a un corredor, y más si va a buen ritmo, es muy difícil que lo siga, porque cuando quiere verlo, ya está en mitad de la calle. Hay que tenerlo en cuenta porque no se nos ve tan bien como cuando vamos andando. Piensa que eres invisible para los coches y te ayudará a evitar sustos.
  • El fenómeno del conductor es que no ve a nadie y de repente hay un corredor en medio de la calzada. No importa que tengas preferencia, al coche tiene que darle tiempo a parar y esto lleva sus metros.
  • Si es necesario, para en lo cruces. Yo odio parar cuando corro pero a veces arriesgamos, confiamos en la zancada desconociendo si en ese momento el conductor puede pisar el acelerador al no vernos e interceptarnos.
  • Ojo a las motos,  que se cuelan por cualquier lado y nos pueden dar un buen susto.
  • La capacidad de reacción y las percepciones disminuyen muchísimo cuando vamos exhaustos al final de una tirada larga. Que no se nos olvide.
  • Si el impacto es inevitable:
  • Abogo por saltar en el momento del impacto, saldrás despedido. Si puedes, cúbrete  la cabeza y a ver con qué fortuna rozas el suelo. Es cuestión de suerte pero lo prefiero a que el coche te arrastre y te quedes debajo. Todo es cuestión de suerte, pero saltar y prevenir la postura para la caída puede ayudarnos.
  • Ojo a las consecuencias. Pueden aparecer el día después y más porque vas en caliente y en el momento no las notas. Hay que tenerlo muy presente.
  • Yo en mi caída me levanté, me encontraba bien y seguí mi entrenamiento, por cierto,  a un ritmo  de competición a causa de los nervios  y el stress, pero fue al día siguiente cuando aparecieron las consecuencias. En este caso, de levedad.
    ¡Suerte y prudencia!