Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

2.000 euros por la vesícula de Luis Piedrahita en El Hormiguero

El dinero irá íntegramente a la Fundación Síndrome de West
El mago y humorista Luis Piedrahita se ha despedido definitivamente de su vesícula, que le extrajeron el pasado mes de septiembre en un hospital gallego y que desde entonces permanece guardada en un bote de formol. Pero ese bote (y los cálculos que le obligaron a la intervención) ya han cambiado de manos: el nuevo propietario de la víscera es José Cacho, un concejal de Tarazona (Zaragoza) que ha pagado por ella nada menos que 2.000 euros, la puja más alta que se ha recibido en “El Hormiguero” desde que la semana pasada Piedrahita anunciara la subasta de su vesícula. “Lo hago un poco por morbo”, confesó Cacho en directo en el programa de Pablo Motos, vía telefónica. El dinero recaudado irá íntegramente destinado a la Fundación Síndrome de West, una asociación que agrupa a afectados de esta rara enfermedad que sufren los bebés de entre 0 y 12 meses y que les provoca ataques epilépticos.
La idea de subastar la vesícula la tuvo Piedrahita en los momentos previos a la operación. Pensó en hacer algo útil, y fue cuando le propuso a Pablo Motos subastar ese órgano en “El Hormiguero” con el fin de recaudar fondos para la investigación del Síndrome de West, una enfermedad que Piedrahita conoce a través del padre de un niño afectado. La puja se abrió el lunes pasado y hasta ayer se recibieron más de cincuenta ofertas.
Anoche, tras la entrega del cheque por valor de 2.000 euros a una representante de la Fundación Síndrome de West, Luis Piedrahita pidió intimidad para despedirse de su vesícula. “Han sido treinta años juntos y apenas nos conocimos”, le dijo “y ahora que nos conocemos te vas con un concejal de Tarazona. Pero te vas para ayudar. Juntos hemos hecho de tripas corazón y vamos a ayudar a un montón de niños”.
¿Qué te parece la idea de Piedrahita? ¿Consideras demasiado escribir una poesia a tu propia vesícula? ¿Que más podría hacer para ayudar a la Fundación Síndrome de West? Tu opinión nos interesa, atrévete. Practica Cuatro.