Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los sabios de Pekín: mi Mary

  • Fotos de Xing Ping por la tarde

ANOTACIONES SOBRE MARY EN NEPAL
“¿Quién es Mary? Ningún día mejor para contarlo que este en el que visitamos juntas Pashupatinha. Mary, eterna y constante presencia en este blog, es mi maquilladora, mi estilista, mi peluquera, mi asistente, mi productora, mi compañera de viaje y mi amiga. Una mujer tan bella y profunda como sus ojos de almendra y oro. Tan negra como el Khôl con el que los dibuja. Tan afilada como sus pestañas de abanico. Su pelo de raíces de árbol termina en dos rastas como columnas de templo. Su cuerpo florece en tatuajes de calavera y muerte. La asunción de un renacimiento que celebra cada día. En este viaje de reencarnación, Mary se despierta cada día como la reina mora de esta aventura. ¿Quién va a saber más de reencarnación que ella misma? Una resucitada que camina por la Latina de Madrid. Una mujer que aún calzada siempre va descalza. Sólo una vida dada la vuelta puede formar una sonrisa tan sincera y un pecho tan blando. Las lágrimas sólo son lágrimas si caen hasta las muñecas. Estornuda cien veces cada mañana cuando a las cinco de media nos vemos en mi habitación para empezar la sesión de maquillaje. Su voz grave y su pelo encrespado son mis buenos días desde hace un mes. Sé que vivir esta aventura conmigo no es sencillo. No es fácil estar pero más difícil todavía es ser. Ser lo que es ella junto a mí. Mi seguro, mi sonrisa, mi apoyo y el abrazo más tierno que una pueda recibir en un desierto. Mary, mora, bella, luna y rasta, tabaco de liar y chanclas, está aquí porque sólo podía estar ella. Mi mami, mi niña, mi bella. Sólo alguien capaz de florecer por igual en un arrozal, una alcantarilla, en la nieve de la montaña y en una duna podría ser mi alma en este Pekín Express”.


¿Quién eres en Pekín Express?
Maquillaje, peluquería, vestuario y la sombra de Raquel
¿Qué es Pekín Express en realidad?
Una aventura increíble y una putada porque engancha!
¿Qué hace de este formato un programa especial?
Que lo tiene de todo, carrera, paisajes y emociones de todo tipo.....para mí lo mejor del mundo.
Tu mejor y tu peor momento en este Pekín
Hay muchos......mmmm....de los peores cuando a aquel niño en Nepal le dio un ataque en mis brazos...la gente allá es increíble y me daba mucha penita cuando nos íbamos......y buenos, momentos buenos, jajajaja muchísimos con la gente de allá, con el equipo, contigo.....
¿Vivirías la experiencia como concursante?
Ni de coña, haría el viaje mil veces pero nunca como concursante.....no puedo con esa tensión!!! Por cierto, me quito el sombrero por el trabajo de mis compañeros (cámaras y reporteros) que es muy muy duro....y está muy, muy bien hecho!!!!!