Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo se rodó la promo de Pekín Express


Hola de nuevo Pekineros. ¡Qué larga se hace esta espera entre edición y edición! Tenía muchas ganas de volver a ponerme en contacto con todos vosotros y comentar todo lo que nos espera en este Pekín Express: La Ruta del Dragón. El primer paso ha sido anunciaros el regreso del programa con esta promo.

He leído en diferentes foros algunas de vuestras dudas acerca de cómo la hicimos. Creo que puedo aclararos algunas cosas. Estuvimos trabajando varias semanas en ella. Yo, como podéis imaginar, no sabía mover así el palo de la fregona. Un maravilloso equipo de especialistas de cine me entrenó durante días para poder salir del paso. Acabé con llagas y callos en las manos pero feliz. Me encantó aprender algo nuevo. Le doy las gracias a mi fantástica entrenadora que aguantó horas y horas de banderas volando por los aires y, por qué no decirlo, de algún extremo del palo rozando sus mejillas. Alto riesgo, eso fui: novata de alto riesgo.

En cuanto a la grabación de la promo, os aseguro que ha sido la producción más impresionante en la que he trabajado. La rodamos en un plató gigante en croma, el que sólo había una base de arena, la que podéis ver en la emisión. Todo lo demás es digital, incluido mi tatuaje final. Ese dragón de humo y papel es un sueño para quienes hemos hecho la ruta. El vestido y las cintas de cuero y cinturón que llevo en el spot son de la diseñadora Ana Locking (gran seguidora de Pekín Express) que ha creado para el programa varios looks que iréis descubriendo. Su trabajo ha sido fabuloso y ese vestido, en concreto, es uno de mis favoritos.

De la creatividad de la promo, ¿qué os puedo decir? Creo que el equipo artístico de Cuatro, con todo su poder e imaginación en la autopromoción, lleva años demostrando que está a un nivel inalcanzable para el resto de las cadenas. Me consta, porque me lo dicen mis compañeros de otras cadenas de televisión, que todos desearían poder verse en estas producciones. Para mí ha sido un lujo y doy las gracias a Cuatro y a todo su equipo de imagen por permitirme vivir algo así: un desafío real con un dragón de cuento.

Y además de esto, si es que cabe más emoción, el propósito final de este principio inmejorable: el anuncio del regreso de Pekín Express. Ya sabéis que soy la fan número de uno de este programa. Tengo tantas ganas de que podáis verlo. Falta muy poco. Estaremos en contacto en mi nuevo blog La Ruta del Gecko en www.cuatro.com que además coordinaré con mi página web personal, Facebook y Twitter.

Una vez escuchemos "¡arranca Pekín Express!" no vamos a dejar de hablar, Pekineros. Hay mucha tela que cortar. Por ahora, me despido de vosotros para prepararlo todo. El arranque de la aventura merece que nos dejemos la piel en estos últimos días. Mientras todos trabajamos seleccionando material, editando, sonorizando, eligiendo vídeos, fotos, preparando el lanzamiento, etc, suenan a nuestro alrededor como un mantra las palabras del mensaje de nuestros guionistas, que como todo el equipo de Cuatro, comprende lo dura y especial que ha sido nuestra última aventura:

En la cultura oriental, el dragón lo es todo

Es sabio, poderoso, benévolo

La Ruta del Dragón es la ruta hacia la evolución personal

La sabiduría, la fortaleza, la lucha

Por eso, para ganar Pekín Express, no hay que vencer al dragón

Hay que ser el dragón.