Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La casa de Hin en la plantación del café

Recuerdo el juego de inmunidad y siento el asfixiante calor de ese sol que calienta el café vietnamita. Los aventureros demostraron ser unos valientes que están en una forma física extraordinaria. No os podéis imaginar cómo pegaba. Los termómetros hervían. En los minutos previos al juego pude conocer a Hin, la hija de la dueña de la casa en cuya entrada colocamos la meta del juego. Hin nos abrió su hogar.