Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Recuperemos el aliento. Nos hace falta


Resumir lo ocurrido en estos 90 minutos de Pekín Express sin que se me ponga el corazón en la boca es imposible. ¡Vaya carreras! No os podéis imaginar el calor que hacía. Era realmente insoportable. Desde el minuto uno de la gran prueba de 24 horas toda la etapa se convirtió en una auténtica locura. La locura que es en realidad Hong Kong. Nos despedimos con mucho dolor de Carla y Miriam, dos campeonas que han demostrado que un viaje como este puede ser el mejor lugar para encontrar una amistad para toda la vida. Las quiero muchísimo y las admiraré siempre. Hasta muy pronto pequeñas.
No puedo comentar la eliminación de Miriam y Carla sin detenerme en los minutos de tensión en el aeropuerto de Hong Kong al otro lado de la terminal. Los grupos están divididos. Claros. Esas miradas. Esos aventureros cantando campeonas a las eliminadas mientras Meritxell y Alazne se quedaban fuera. Los gestos. Los silencios. Atentos de nuevo a cada detalle. Este vídeo es un 10.
Y antes de todo esto, la locura, la prueba, 24 horas sin control, juegos, misiones, premios, grandes hoteles, lujo, comilonas…Una de ellas bastante desagradable.