Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fin de la segunda edición: ¡Hasta siempre aventureros!


¡Hasta siempre aventureros!
  • ¡Hasta siempre aventureros!
  • ¡Hasta siempre aventureros!
  • ¡Hasta siempre aventureros!
  • ¡Hasta siempre aventureros!
  • ¡Hasta siempre aventureros!
El día del regreso en el aeropuerto de Bombay. Canciones y pena
Uno de las anécdotas que dibujan con más cierto qué ha significado para mí este Pekín Express tuvo lugar el día del regreso a Madrid. Sobrevolábamos los alrededores de la capital cuando empecé a ver los campos de golf tapizando el suelo que nos esperaba. Tres días antes, los niños de los slums (barrios chabolistas) saltaban a unos metros de la pista del aeropuerto de Bombay, sus casas de tejados azules y telas de colores, parecían devorar cada metro alrededor de la línea de cemento donde aterrizan los aviones.