Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

José Luis Llorente o la importancia de los buenos compañeros y la motivación

LLORENTE Y TRINGALI EN DESPACHOGiuseppe Tringali
Hoy estamos con un as del deporte en España, José Luis Llorente. El magnífico jugador de baloncesto empezó a cosechar éxitos con menos de 20 años y hoy es todo un ejemplo a seguir convencido de que “los que hemos tenido mucha surte tenemos la obligación de devolverle a la sociedad parte de lo que nos ha dado a nosotros” .
Llorente asegura que empezó  “muy pequeño en el colegio haciendo deporte y luego seguí por inercia mientras estudiaba en la universidad”. En esos primeros años pensaba que el deporte “no iba a ser nunca un medio de vida sino que iba a ser un divertimento y quizás con suerte un complemento”. 
“Tuve la suerte de tener muy buenos compañeros “
Para José Luis el secreto de su éxito han sido sin duda sus compañeros  y su interés por mejorar siempre sus capacidades deportivas e intelectuales. De hecho, escribió en varios medios y al acabar su vida deportiva decidió ampliar sus miras y acercarse al mundo empresarial.
Una de las aficiones de José Luis Llorente es la escritura y así lo ha demostrado en su libro ‘Espíritu de Remontada’, que se basa en la importancia de la motivación y en cómo superar las derrotas constantes a las que nos exponemos. “Yo soy muy aficionado a la psicología y he practicado sin saberlo la motivación”.  Además, el libro analiza “los frenos que puede tener la motivación, como el acomodamiento o las energías negativas que te vienen cuando estás en el banquillo”.
Llorente quiere hacer también hincapié en “la importancia que tienen los deportistas para la sociedad” y destaca ejemplos claros como los de Pau Gasol o Ruth Beitia que no se rinden y siempre lo dan todo. Pide a los deportistas “ejemplaridad” y destaca la importancia de la “humildad y la perspectiva” y de dejar de lado la parte tóxica del éxito. Destaca la frase de Michael Jordan de “fallé tantas veces que por eso soy tan grande”.
Otra de las aficiones de José Luis es la enseñanza: “siempre he entrenado a niños, me gusta mucho enseñar”.  Esa pasión la pone en sus dos hijos, de los que dice que son su absoluta prioridad. Para él su objetivo es lograr “que sean buenas personas  y trabajadores” porque  “la vida si tú la buscas te va trayendo la felicidad en los pequeños momentos”.