Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los granjeros ya han deshojado la margarita

Buscar a la mujer de sus vidas. Ese era el objetivo de Julián, Priscilio, Antonio, Ramón, Sergio y Pedro. Algunos lo han conseguido y otros, se despiden dejando un mal sabor de boca. ..

Que el amor es caprichoso lo sabemos todos y como no, durante estas semanas hemos vivido desamores, celos, discusiones, abandonos pero también  momentos románticos, graciosos y pasión.
Donde estaba claro que se respiraba amor era en Pozoblanco. Una eternidad han sido para Antonio los días de reflexión. Tanto ha sido así que decidió entregar a Cristina una alianza en la que ponía “Siempre juntos”. Y parece que sus deseos se empiezan a cumplir, su amada irá en dos semanas a vivir con él. ¿No empezáis a oír campanas de boda?

En Mahora y Burgos parecía que las Silvias iban a tener su oportunidad pero tampoco lo terminábamos de ver claro. Varias han sido las bandas en las que han jugado nuestros granjeros y ni Safita ni Inma ven futuro a éstas relaciones ¿Se equivocarán?

Y menos mal que en Cantabria y Zamora han reaccionado. Que a Amara se le caía la baba por Pedro estaba claro, pero ¿ y el granjero? ¿Crees que si la joven no se hubiera lanzado nuestro cabrero hubiera reaccionado? ¿Vergüenza o miedo  al fracaso? Porque después del beso a los dos tortolitos se le veía muy contentos…

Igual que a Sergio. Al cántabro le ha costado darse cuenta de lo que perdía pero más vale tarde que nunca… Que sus caracteres son opuestos está claro, pero también dicen que los amores más reñidos son los más queridos, ¿no? ¿Qué os pareció que fuera a Barcelona a recuperar el amor?

En fin, que una vez más Luján Argüelles ha demostrado por qué es la celestina por excelencia de Cuatro. Las primeras líneas ya están escritas. Ahora sólo falta que la historia acabe con un final feliz.