Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las polémicas rayas horizontales azulgranas dividen a los aficionados del Barça

Barcelonacuatro.com
El Barcelona ha presentado su nueva camiseta para la temporada 2015/2016. Después de 116 años de historia, el conjunto azulgrana vestirá con rayas horizontales en lugar de verticales. Así lo anunciaba el club este domingo, con un comunicado oficial a través de la web. Llama la atención que el campeón de Liga desvele el secreto a voces que era este nuevo diseño el día después de la celebración del campeonato y de la despedida de Xavi Hernández.
Barcelona
Este anuncio queda lejos de la "presentación a nivel mundial" que prometía Bartomeu hace unas semanas, cuando le preguntaban precisamente si el equipo vestiría rayas horizontales por primera vez en su longeva historia. El presidente, que espera salir victorioso en las urnas, se excusó en que la firma que viste a los culés no le dejaba decirlo, ya que sería "un evento espectacular, seguido en múltiples países".
Este diseño no sólo rompe con la tradición del Barcelona, sino que también quebranta el acta fundacional del club, que data de 1899. En dicho documento, se establecía que "los colores que usará esta sociedad serán azul oscuro y encarnado a rayas perpendiculares". Este rompedor diseño de la nueva camiseta del Barcelona ha sido decisión de la firma comercial, que no ha tenido en cuenta la centenaria historia del club azulgrana. Las redes no han quedado indiferentes, y, se suele decir que para gustos los colores, aunque esta vez los colores se mantienen y lo que cambian son las rayas.

Una de las explicaciones para este cambio horizontal es que el Barcelona ha cedido ante los deseos comerciales de la firma que le viste porque está en busca de un nuevo contrato de patrocinio. El club azulgrana percibe alrededor de los 50 millones de euros por temporada, mientras que el Manchester United ha firmado un acuerdo por el que recibirá 940 millones de euros por las próximas diez temporadas.