Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un aficionado, vestido con la falda de Kim Clijsters, protagoniza el punto más bizarro de Wimbledon

Un aficionado, vestido con la falda de Kim Clijsters, protagoniza el punto más bizarro de Wimbledoncuatro.com
La estadounidense Andrea Jaeger junto a Conchita Martínez jugaron este viernes un partido de tenis en Wimbledon contra la belga Kim Clijsters y la australiana Rennae Stubbs en el torneo de leyendas. Sin embargo, ninguna de estas cuatro grandes leyendas del tenis femenino protagonizaron el mejor punto del partido y el más bizarro, sin duda, del torneo de Wimbledon.
Clijsters se disponía a sacar cuando un aficionado gritó aconsejándole sobre el lado donde debía lanzar la pelota. La belga no dudó en parar el partido para acercarse hasta el aficionado e invitarle a jugar un punto. Como las normas del emblemático torneo obligan a que todos lo jugadores vistan de blanco, Clijsters le ofreció ponerse una de sus faldas y de sus camisetas que tenía en la bolsa. El aficionado, Chris Quinn, de Irlanda, no dudó en aceptar el reto y, pese a su corpulencia, se enfundó la falda y la camiseta.
Ante las risas de todo el público y también de las cuatro tenistas, que incluso se tiraron por el suelo, Quinn restó el saque y jugó algún punto con ellas. Una anécdota que agradeció el propio aficionado en su Twitter: “Me habéis convertido en el gran héroe de mis tres hijas qué os admiran”. Además, presumió de compartir titulares con Roger Federer.