Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Ya no hay marcha atrás para el deporte electrónico?

dotacuatro.com
No es ninguna novedad que los hábitos de consumo de información y entretenimiento han cambiado radicalmente con la presencia de internet. El ordenador, tablet o móvil se han convertido en un nuevo centro de atención al que los espectadores recurren con mayor frecuencia que antes, reduciendo así el tiempo que se dedicaba principalmente a la televisión.

Existe un importante trasvase de público desde la pequeña pantalla hacia el vídeo online bajo demanda. YouTube es el principal beneficiario, pero también otras plataformas como Twitch están recogiendo los frutos de este mayor tiempo que pasan los espectadores ante el ordenador.

En esta tesitura el deporte electrónico ha tenido una de las cuotas más importantes de crecimiento, arrastrado por los videojuegos y el nuevo público. Los más jóvenes tienen en internet su principal centro de entretenimiento y entienden con naturalidad conceptos como los que definen a las competiciones de eSports.
Los eSports han venido para quedarse
El continuo aumento de público han robustecido al deporte electrónico posicionándolo actualmente como la competición más vista en internet tras el fútbol y la Super Bowl. Es hora de preguntarse si los eSports han dejado de ser una moda pasajera y están para quedarse. Podemos valorar varias teorías, pero me atrevo a sostener que mientras haya desarrolladoras que construyan buenos juegos competitivos, habrá competiciones y público que quiera verlas.

Eso sí, no va a haber poca hostilidad por el trono de este deporte. El pastel de los eSports es jugoso y ya este año estamos viendo potentes inversiones tanto en PC como en consolas para atraer jugadores profesionales a los nuevos lanzamientos. Ahora mismo la mejor posición está en poder de Riot con su League of Legends, pero no sería raro esperar que pronto algo diferente tome el relevo.

Lo que ya parece claro es que el deporte electrónico no ha tocado techo aún, y parece que no lo hará a corto plazo gracias a estas inversiones y a la llegada continua de nuevo público desde los sectores más jóvenes. También los renovadores tipos de monetización hacen que la rentabilidad sea factible con propuestas originales y que aporten valor a la experiencia de jugar a videojuegos. ¿Cómo serán los eSports de 2020? Es pronto para saberlo, pero parece lógico pensar que aún más grandes que ahora.