Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El gafe de ‘la Senyera’

El Barça, dicen, está en crisis. Los expertos apuntan que los problemas se le multiplican, que en defensa anda mal, que en ataque no acierta, que en la enfermería hay overbooking y, que sí, que en el armario hay alguna prenda que rechina. Concretamente la novedosa camiseta con los colores de la Senyera que todos conocemos como ‘la Senyera’. Ésta:

Ha sido incorporarla al grupo de indumentarias oficiales y, sobretodo, ponérsela, y no conocer la victoria. En Barcelona lo dicen con todas las letras: esta camiseta en gafe.

La prenda es un súper-ventas en la Ciudad Condal. Bien, no llega al nivel de la célebre camiseta con la imagen del Che en el pecho, pero se le acerca. Aceptaremos que tiene mucho de novedoso, llamativo y todo lo que queramos, pero está gafada. No conoce la victoria y si sigue por este camino no sorprendería que se pidiera una retirada. Una decisión drástica pero más habitual de lo que parece en el mundo del fútbol. ¿Se acuerdan de esta joya del postmodernismo futbolero bilbaíno?

Pues bien, la mítica camiseta del Athletic, sí, la del kétchup, llegó al mundo con el pie izquierdo. Muchos directamente hubieran preferido que no naciera pero como ya estaba en el Botxo hubo que tirar para adelante. Se hizo lo que se pudo por salvarla pero el escándalo estilístico era tal que no había muchas salidas. El amistoso en Holanda con derrota fue la estocada definitiva. Si llega a encajar ocho goles como le pasó al Dépor en Champions otro gallo cantaría.

Al conjunto gallego le dio por innovar en Mónaco y salió escaldado con una de las goleadas más abultadas que se recuerdan en el Viejo Continente. La camiseta no volvió a utilizarse nunca mais y de aquellos barros sólo quedan estos lodos.

Esto no sólo sucede en nuestras fronteras. En Mánchester es muy recordado el Southampton Vs United de la 95/96. Aquel año, el equipo de Ferguson tenía una tercera camiseta que debía estrenar en el campo de los Saints. El tres a cero al descanso con Beckham, Giggs y compañía en el campo vistiendo de gris fue letal para el entrenador Sir que dio dos órdenes: cambiar de camiseta de cara a la segunda parte y, por supuesto, hacerla desaparecer de la historia del United. El partido, por cierto, acabó con 3-1.

La cara B de todos estos casos podemos encontrarla en Murcia. Allí, la camiseta del ‘Brócoli mecánico’, La Hoya Lorca, destaca por ser fea, como las anteriores, pero también por no perder casi nunca. Coincidiremos en que no conocerá la victoria sobre una pasarela pero en el campo llama la atención y, lo más importante, vence más que pierde. El brote verde de los ejemplos anteriores está claro cuál es.