Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El cierre: 'La primera nana'

"El sueño, hijo mío, está a punto de apoderarse de ti. A punto de posarse sobre ti. Ven sueño, ven sueño. Ven a dónde está mi hijo. Que tu esposa sea tu apoyo, que tu hijo sea tu suerte, que la cebada sea tu novia, que Ashen la diosa sea tu aliada. Que goces de tu ángel custodio, que alcances un reino de días felices. Que las fiestas iluminen tu frente. Ven sueño, ven a mi hijo". Lo que acabo de leer es la primera nana de la historia. Tiene más de cinco mil años y se escribió en la zona del reino de Siberia, de donde surgen tantas leyendas. Pero vean, yo he hecho un experimento. El mencionado libro, la biblia de la transcripción de tablillas sumerias, 'La historia empieza en Sumer' de Samuel Noah Kramer una pieza clave de la arqueología ortodoxa.
¿Pero saben qué ocurre? Que con el tema de los Anunaki, tan de moda y tan misterioso y enigmático, yo he acudido a mi biblioteca. A todos esos libros difíciles que hablan de estos tipos que vivieron en el creciente fértil. Que nos legaron casi todo y que tienen un contacto permanente con lo sobrenatural. Pero me he ido a lo mundano y este libro en concreto transcribía los primeros treinta y nueve códigos de escritura con informe de esta zona concreta del planeta. Después con los análisis se dan cuenta con 5.500 años aproximadamente, que son las primeras escrituras que sabemos de la humanidad. Los primeros SMS de la humanidad, sólo que escritos en barro. ¿Qué contaban? Contaban la nana, el amor infinito de la madre al hijo, la llegada al mundo de los muertos, la aparición de luces y dioses de los que bajaban unos seres extraños, los Anunnakis. Hablaban de una sociedad enferma, no han cambiado tanto las cosas. Una sociedad "donde hay maldiciones, envidias, normas que no se cumplen, disputas, rencores, opulencia, hipocresía, etc.
Todo eso escrito hace cinco mil años. ¿Hemos cambiado tanto?, ¿Somos en el fondo la misma especie? ¿Tenemos mucho que ver con aquellos que vieron cosas increíbles en los cielos y en las construcciones y en las batallas de la antigua Mesopotamia? ¿Nos creemos que no tenemos nada que ver con aquella gente y resulta que sí? Hay cosas apasionantes: las primeras trampas en el comercio, las primeras ONG, personas que en vez de negociar de una forma prefieren dar a los pobres, etc. Todo eso en la vida cotidiana de las viejas tablillas sumerias que durante siglos eran algo indescifrable y remotísimo. Hay historias tan increíbles como ¿qué habrá pasado para que en una de las tablillas aparezcan mapas y hablen de la ciudad de Agada?, donde se hizo algo que no gustó a los dioses. Y los siete tenebrosos dioses del mundo asirio se giraron al mismo tiempo y de inmediato aquella ciudad quedó maldita. No quedó piedra sobre piedra, las plantas no crecieron jamás, los animales huyeron y sólo los lamentos y la desolación se apoderó de ese lugar. Se habla de cómo personajes concretos llegan a las puertas del inframundo y ven el otro lado. Y cuando se describe el otro lado se habla de cielo e infierno.
El daño que han hecho las religiones en general, que unos las aman de una forma poco crítica y la creen textualmente. Y otros las critican por todo lo contrario. No se dan cuenta de que hay curiosas similitudes. Cuando uno va a estos escritos de hace cinco mil años, mucho antes de las Sagradas Escrituras, se da cuenta de que los principios que surgen son los mismos. Cielo e infierno, ángeles y demonios, dioses terroríficos, etc. El amigo que se atreve a viajar al otro lado para ver por última vez el retrato de su amada muerta que vaga ya en el inframundo. El inframundo resulta que está descrito con nombres muy diferentes , casi imposibles de pronunciar, pero son iguales que las de cualquier cultura del mundo. Personas que nunca se conocieron, separadas por siglos y milenios estaban contando la misma historia: que el hombre trasciende, que después de la vida hay algo más y que parece haber dos universos después de la vida. Dos universos dentro de la realidad de la luz y las sombras.
Pero además de supuestos extraterrestres o creadores de la raza humana, también hay carros de luz que de repente se posan en mitad del desierto y las personas lo ven. O hay batallas sangrientas, voces del más allá que dan mensajes. Estas personas no eran como nosotros. Tenemos mucho de ellos pero seguro que estaban muy conectadas con la naturaleza. Cómo se escuchaban los mares, cómo hablaban los desiertos, es curiosísimo. Darse cuenta de lo que era la vida cotidiana. Tiene ejemplos tremendos: el envidioso, el corrupto, el poderoso que engaña a su pueblo, lo que pasa en los informativos de hoy contado en las tablillas de hace cinco mil quinientos años.
Yo me he quedado con la madre que en cualquier casa de hace cinco mi años dormía a su hijo deseándole lo mejor. Creo que también es un buen mensaje para el nuevo año. Entre todas las cosas fantásticas e increíbles, hay otras que llegan hondo, una madre en Sumer que vivió, acuesta a su niño y deja una tablilla junto a su cuna, contando esa historia de amor, que quizá es lo más importante que hay en la vida. El amor de la madre al niño cantándole una nana que resonó seguramente en estos lugares que parecen de leyenda hace cincuenta siglos. La magia es que podemos contarlo y resumirlo. Al final ustedes pueden creer o no, pero como ha ocurrido muchas veces, ese argumento te obliga a comprarte un libro que nunca te ibas a comprar y a indagar y los Anunnaki, reales o no, te acaban conduciendo a otras cosas también importantes y científicas. Y uno acaba imaginándose la vida de aquella gente. Por tanto, el misterio también es a veces un hilo de Ariadna para aprender y acudir a mundos que estaban muy lejanos. El misterio también es cultura. Su canto hipnótico hacia lugares maravillosos de conocimiento.
Con esa nana quiero despedir esta misión y desearles lo mejor para el 2014. ¿Se imaginan qué vestimenta tendría esa mujer que cataba a ese niño de unos tres meses? Le cantaba que ojalá el futuro fuese bueno con él, es lo que yo deseo para todos ustedes. Que haya un buen 2014 con esta postal sonora contada aquí entre nosotros en los últimos minutos de 'Cuarto Milenio' de este complicado 2013 donde hemos seguido haciendo lo mismo: apostando con entusiasmo por el misterio. Porque pese a quién le pese, el misterio sabiamente te conduce a esos lugares maravillosos de la curiosidad y el conocimiento.Yo no conozco mejor ruta ¿y ustedes?
Hasta dentro de siete días y feliz año.