Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

SAVIANO Y LA DIGNIDAD

"Vieni,via con me" es el inicio de un maravilloso tema de Paolo Conte que he utilizado durante años en algunos programas de radio y que fue el mejor inicio imaginable para crear un estado de ánimo especial. Alberto Maeso, buen amigo y conocedor de Italia ,me alertó de que en un canal de televisión habían llamado así a un programa , que le echara un vistazo. Lo hice y ha sido de los momentos más estimulantes que he vivido como periodista. Nada menos que Roberto Saviano, autor de "Gomorra" y el estupendo Fabio Fazzio en un espacio de crítica política limpio, sin concesiones al circo pero ágil, bien estructurado, utilizando el medio con conocimiento de causa y  con un fin absolutamente noble.
 
Tuve el privilegio de conocer a Saviano en Madrid, cuando le concedieron un premio que ligaba su nombre al de otro gran hombre , Francisco Tomás y Valiente.  Es serio, rodeado como va de guardaespaldas y siempre de incógnito, pero cálido, dispuesto a explicar lo mucho que sabe de la mafia, lo mucho que , tan jóven, sabe de la vida. Se expresa con claridad, con solvencia, es culto y cercano. No le queda otra que seguir hacia adelante en una cruzada en la que ha apostado su propia vida.
 
Es muy alentador que la televisión sea un vehículo para la mordacidad,el humor, la cultura, la inteligencia  y al servicio de la libertad. Y que arrase, que la audiencia le siga como en este caso con más del treinta por ciento, dejando muy atrás a realitys saturados de escenas ordinarias y soeces que ya no logran ni calentar al personal.  He traído aquí un impresionante monólogo de Saviano en el que deletrea como actúa "la máquina del fango", los mecanismos de extorsión y de sacrificio de lo privado ante cualquier intento de aflorar las grandes verdades.  Es todo un homenaje al hombre que cambió la historia criminal mundial, el gan juez Giovanni Falcone . Está en italiano, pero sólo con comprender el diez por ciento merece la pena. Te reconcilia con el medio, hace que te vuelvas a plantear qué haces tú frente a la manipulación que tan seriamente pone en peligro la esencia misma de la democracia.