Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿MIEDO AL EJÉRCITO?

 
Después de aquel  fatídico y frustrado inicio de puente he venido observando dos actitudes: los que reclaman objetividad ,un análisis ponderado de lo sucedido teniendo en cuenta el punto de vista de los controladores ,y los que creen que hemos vuelto al mas negro pasado teniendo que movilizar al Ejército para normalizar la situación. Parece que España entera se hubiera entregado a la dictadura de las armas olvidando lo más negro de nuestro pasado....¡qué disparate!
 
Tener que recurrir al Ejército es una medida extrema que la mayoría ha aplaudido como la única fórmula posible en un momento crítico en el que el espacio aéreo se había cerrado con las consecuencias que conocemos; que se haya llegado hasta ahí tiene muchos responsables. Un antiguo  pulso de años entre el sector y los sucesivos gobiernos que no se había resuelto, un sistema de trabajo que había generado privilegios y endogamia . Puede que el Gobierno Zapatero no lo haya administrado de la mejor forma, pero se había propuesto cambiar el peso de la carga, que no fueran los controladores los únicos que tuvieran las llaves del cielo  y éstos reaccionaron de forma salvaje. Que tengan razón o no en algo ha dejado de ser la cuestión cuando son capaces de abandonar un puesto de trabajo estratégico . 
 
Sobre la segunda cuestión, resulta paradójico que intimide tanto la imagen del Ejército cuando la decisión no es suya sino de un gobierno democrático que le tiene a su servicio. Quitémonos ya el velo franquista, la Policía y el Ejército son nuestros servidores; habría que evitar escenarios como este, naturalmente, pero en última instancia estamos en un sistema en el que están sometidos a la ley y no todo lo contrario. No nos volvamos locos.
 
Ahora todos pendientes de cómo acaba la escenificación de un drama que ha sido real para muchos ciudadanos; de sus consecuencias cabrá extraer muchas lecciones .