Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡QUÉ MARAVILLA MIENTRAS DURÓ!

Todos los miserables acaban destrozando su biografía. No recuerdo bien quien dijo esta gran verdad, pero yo he procurado aplicarme el cuento. Que la vida da muchas vueltas no es un perogrullo, la vida te coloca en situaciones que van marcando tu camino, tu estado de ánimo y tu suerte. Siento que he tenido buena estrella porque las oportunidades se han cruzado en mi camino. Y las he aprovechado, me he lanzado, con vértigo, con terror a veces, pero sabiendo que el abismo es mejor que una certidumbre paralizante y falsamente cómoda. Sentir el cariño, buscar la felicidad, ha sido una necesidad para mí porque soy débil. Me crezco en lo profesional hasta la chulería, pero me rompo en lo emocional. Y como me conozco, se que para sobrevivir hay que olvidar "sabios" consejos como desconfiar, pensar mal o tener la ambición a cualquier precio como inevitable  actitud para conseguir algún fin.
 
Llevo muchos años trabajando en una de las profesiones más excitantes y maravillosas que existen: el periodismo; he conocido a grandes y pequeños personajes, a locos, visionarios, cretinos, a gente verdaderamente grande por su sabiduría o por su bondad,  he disfrutado siendo agresiva o complaciente, según me ha pedido el cuerpo, he aprendido a vivir con lo que me han enseñado...he tenido mucha, muchísima suerte.
 
Pero la mayor suerte de todas la he encontrado en mis compañeros y compañeras del día a día, en los que me acompañaron señalándome el camino, siendo radicalmente sinceros, crueles a veces, pero leales y llenos de talento. Yo me reconozco uno y no menor: saber reconocer al otro y rodearme de quien es más inteligente, noble y capaz que yo. Por eso he recibido un premio que llevo en mi corazón: su amistad incondicional y su respeto .He cambiado mucho de empresas, de equipos, las despedidas han tenido sonrisas y lágrimas. También ha habido reencuentros emocionantes. Hemos trabajado hasta la extenuación, pero cuanto más sinuoso y complicado ha sido el camino, más unidos hemos estado, más ilusionados y reivindicativos.
 
Hoy cierro este blog, que verá la luz en algún otro lugar ,al mismo tiempo que me despido de mis compañeros de Las Mañanas de Cuatro, de CNN+ ,de Sogecable ; no paramos de abrazarnos y de decirnos que ha sido una maravilla creer en un proyecto y vivirlo a fondo. Empieza una nueva etapa para todos , hay muchas dudas...y una gran certeza :¡fue verdaderamente hermoso mientras duró!.