Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

LA MALDITA LÓGICA (DE MERCADO)

 
Me llamó Lola, mi maquilladora, un ser inteligentísimo y especial con el que he compartido lo mejor de mi experiencia en Cuatro. Estaba llorando y nunca la había visto llorar a pesar de haber vivido juntas muchas vicisitudes. Se había producido la noticia que nunca imaginábamos que se confirmara :el cierre  de CNN+ . Nos ha pillado finalizando otro gran proyecto, pero causó un efecto distinto. Aquel dolió, pero el canal sigue y mantenemos viva la confianza en que se mantenga una llama de pasión por la diferencia, por la búsqueda. Pero esto tenía un significado demasiado duro. Aterrador. La llamada lógica del mercado se tragaba una época, un tiempo en el que los profesionales no preguntaban por su situación, tal era el deseo de pertenecer a una aventura informativa abierta, plural, progresista...sí, sí, progresista, aunque ahora esa palabra se haya vaciado de contenido de tanto manosearla para degradarla.
 
Han pasado muchas cosas  con este Gobierno de izquierdas en el que, curiosamente, desaparecen los medios que podrían incluirse en esa tendencia: autorización de dos canales en abierto para tener sus propios medios que , finalmente, no han podido subsistir por la sabida lógica del mercado. Adelanto de las TDT, cuando lo lógico, era retrasarlas para que el panorama se fuera asentando, mil doscientas televisiones locales sin control, televisiones autonómicas que no tienen sentido, explosión  de Internet, crisis...el mercado publicitario complicado y todo abaratándose, incluidas las programaciones.
 
Me acuerdo con frecuencia de que querido tío Alfredo cuando se asombraba de que con el acceso a la cultura no estuviéramos todos civilizados con una educación de altura y que, por el contrario, la zafiedad se impusiera en algunos medios. Se lo llevaban los diablos . Yo no se si soy más optimista o es que peco de cierto voluntarismo , porque me encantan las nuevas tecnologías y vivo fascinada por los cambios. Pero a esos cambios, a los nuevos formatos, hay que darles contenidos . Ahí está el verdadero reto.
 
Entretanto, larga vida profesional a los Antonio San José, Victoria Lafora, Juan José Calleja, Concha Boo...y a todos esos equipos anónimos que viven la perplejidad no de los cambios, ya están acostumbrados, sino de esa temible y ciega "lógica de mercado".