Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

"Los aspirantes de 'Desafío Everest' ya han visto que la altura extrema muerde"

Después de varios días metidos en las tiendas de campaña, soportando temperaturas bajo cero, ventiscas y nieve, el equipo de Desafío Everest ha podido seguir con la progresión hacia los campos de altura de la montaña más alta del mundo.
Una progresión que no está siendo nada fácil ni para el equipo del programa ni para los aspirantes, que ya han visto que la altura extrema "muerde". De momento el Doc ha mandado a casa a uno de los guionistas de 'Desafío Everest: la barrera de la muerte', el efecto de la altitud estaba haciendo demasiada mella en él.
Y entre los concursantes, hay de todo, algunos acusan mejor que otros haber rebasado la cota 5.000; tendremos que esperar al programa para saber quiénes se están adaptando mejor a la altitud y la dureza de las condiciones de la montaña... pero lo que sí podemos adelantar es que no hay que temer por su seguridad ni por su salud, ya que tienen muchos ojos expertos permanentemente pendientes de ellos, alertas a las mínimas señales de hipoxia o cualquier otro malestar. Han conocido ya al argentino Willie Benegas, uno de los mejores guías del mundo del Himalaya, que les está metiendo caña y buenas sesiones de coach para que saquen lo mejor de sí mismos en la montaña.
Tienen por delante un reto alucinante: alcanzar el Campo 3 del Everest, la barrera de la muerte, a 7.300 metros de altura; un reto exigente de por sí, y más tratándose de gente sin experiencia previa... Así que esperamos que aprovechen los valiosos consejos de Willie, que les vendrán muy bien para superarse a sí mismos... ¡y disfrutar en esta increíble experiencia que están viviendo!
[[QUOTE1]]
Por lo que cuenta Jesús desde el Everest (las comunicaciones vía satélite están siendo muy complicadas y muy escasas) los aspirantes han tomado conciencia de la dureza del reto, saben perfectamente al desafío que se enfrentan y se están empleando a fondo. Y uno de los momentos -de los más emotivos- en los que se concienciaron a tope fue durante la puja, la tradicional ceremonia budista. Supersticioso o no, todo el mundo que parte de expedición al Nepal colabora y participa en estas ceremonias en las que el lama pide suerte y bonanza para los que se van a adentrar en la montaña... ¡y para ahuyentar los malos espíritus!
En estos días se han aclimatado, además, a la vida del Campo Base, y a las curiosas rutinas que se establecen allí, en ese inmenso circo glaciar de roca y hielo sobre el que, más de 3000 metros hacia arriba, se levanta el Everest (8.848 m).
Rutinas que, por otra parte, parece se les han hecho más llevaderas con las tortillas de patata "typical spanish" que les prepara el cocinero! (...algo nos dice que el embutido leonés tampoco les va a faltar!).
[[QUOTE2]]
Como os comentábamos antes, tan pronto el tiempo les dio una tregua pudieron continuar con su camino hacia el siguiente campo de altura, el Campo I, a 6065 metros de altitud. Para alcanzar este campamento, tenían que superar uno de los más grandes y serios obstáculos en una ascensión al Everest: el enorme caos de bloques de la gran Cascada de Hielo del Khumbu.
El glaciar del Khumbu se mueve tan rápido que constantemente se abren nuevas grietas, al tiempo que los enormes bloques de hielo se recolocan en un inestable equilibrio. En alguno de estos movimientos el glaciar "escupe" basura que las expediciones han ido dejando en las laderas del Everest desde hace años, y según nos cuentan está habiendo no pocas sorpresas con esos restos que de vez en cuando asoman en el Khumbu... La basura es un problema real en el frágil ecosistema del Himalaya, por eso una de las premisas marcadas por Jesús Calleja y el equipo de Desafío Everest es, precisamente, no dejar un gramo de basura en la montaña.
Una vez superada la Cascada, los aspirantes han entrado en la cabecera del magnífico Valle del Silencio donde se emplazan las tiendas del Campo Uno (6065 m). Una nueva etapa cumplida en un rodaje que avanza a buen ritmo, y del que seguiremos informando tan pronto tengamos nuevas noticias!