Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Segunda etapa: Primeros problemas

Segundo día de carrera y primeros problemas. A pesar de que nuestro coche está funcionando excepcionalmente bien, un problema en el repostaje que hemos realizado antes de la especial –estaba sucio el gasóleo que nos han dado-, ha provocado que todo el circuito de alimentación se haya taponado, y eso ha hecho fallar el motor cuando todavía nos quedaban 70 kilómetros de especial. A pesar de eso, lo estoy pasando realmente bien, me parece una experiencia increíble, y sigo alucinando aquí en medio de todos estos figuras.
 
Cuando corremos, Nacho y yo vamos a nuestro ritmo, sin forzar en exceso y asegurando el paso. Mi hombro está cada día mejor; no sé qué me hizo ayer Vicens, el físio de Marc Coma, que hoy apenas me ha dolido, y eso que llegué aquí bastante tocado.
 
Yo he llegado al bivouac –que es como llama esta gente al “campamento” de toda la vida- un poco mosqueado, pero como me ha dicho la gente del equipo, me lo tengo que tomar con calma porque todos vamos a tener, más pronto o más tarde, problemas.
 
Así que ahora os dejo, voy a ver si ceno algo y duermo unas horas, porque… como dicen por aquí, “come, bebe y duerme cuando puedas, porque nunca sabes cuándo podrás volver a hacerlo”.