Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Queridos amigos ¡por fin estoy en Tanzania!

No os podéis ni imaginar lo especial que es para mí este nuevo Desafío Extremo.
A priori era la expedición más fácil sin duda, y casi me atrevería a decir que después de la dificultad de anteriores desafíos, serían casi unas vacaciones, pues el Kilimanjaro aunque su altura está próxima a los 6.000 metros de altitud no reviste ninguna dificultad técnica, es simplemente ascenderlo.
Pero como nada es fácil, la cosa se me complicó, porque como sabéis hace dos meses y medio sufrí un grave accidente en moto cuando me entrenaba para competir en el rally Lisboa-Dakar.
Gracias a los doctores y fisios que me están tratando, aquí estoy solo dos meses y medio después, cuando me vaticinaron al menos 9 de recuperación total. Hay que decir que estoy al 50%, pero progresando a mucha velocidad, y para seguir avanzando en la recuperación mientras asciendo esta montaña me he traído a mi amigo y mejor fisio Marcos Robles, que me trata a diferentes horas del día en los ratos de descanso  para alcanzar el 100 % en el menor tiempo posible, que estimamos en 4 a 5 meses.
Ahora sí que valoro mucho más las cosas y sobre todo el poder seguir haciendo expediciones, por todo el mundo, porque he pasado un buen susto, cuando me ví tirado y retorciéndome de dolor con los huesos rotos en mitad de una duna. Creí que me mataba, fueron 5 horribles segundos volando durante 30 metros para estamparme contra el duro suelo de arena.
Y ahora estoy aquí a las faldas del Kilimanjaro, en una localidad llamada Moshi, donde se alza este coloso en mitad de la sabana. Su visión es espectacular, pues no existe una cordillera, es un volcán en mitad de la llanura, con casi 6000 metros de altura, y ésta enorme llanura que es el Serengueti está a 800 metros sobre el nivel del mar, lo cual nos indica que el desnivel es de más de 4000 metros, superior que el máximo desnivel de cualquier de las mas altas montañas del mundo de mas de 8.000 metros.
Este será el desnivel a salvar en solo 5 días, pues no tengo más tiempo para aclimatar.
Además de ascender el Kilimanjaro quiero sobrevolarlo en una avioneta que hoy día 28 de junio he alquilado para el día 3 de julio. Me acompañará mi amigo y también cámara de CUATRO TV Emilio Valdés que estará sujeto con un arnés especial, y quitaremos la puerta lateral de la pequeña avioneta para rodar sin estorbos. Emplearemos máscaras de oxígeno y ropa especial para los -25º C. que hará hacia los 6.500 metros que intentaremos ascender con esta pequeña avioneta monomotor. Se la hemos alquilado aun italiano a cambio de que él venga para supervisar esta pequeña locura, pero que yo la pilotaré. Llegar a esta altura con un  motor de 285 CV no está asegurado, necesitaremos de la suerte de térmicas ascendentes, y que no nos arrastre algún viento traicionero. Esto os lo contare el día 4 de julio.
También ahora que estoy trabajando en CUATRO TV, tengo que grabar muchas cosas para realizar unos documentales apasionantes, y esto me tendrá ocupado mucho tiempo en otros puntos del país, para conocerlo mucho mejor. Haré además safaris fotográficos, visitare hospitales, parques nacionales, la escuela de guías de montaña de Tanzania, organismos oficiales, etc..
Empieza con este nuevo Desafío Extremo una nueva etapa en mi  vida: trabajar en una televisión grabando los documentales de mi propio programa que próximamente veréis en antena y que sin duda alguna será espectacular en todos los sentidos.
En esta expedición me acompaña mi hermano Enrique Calleja, el fisio Marcos Robles, el cámara leones Emilio Valdés, y tres compañeros más: María Ruiz, Cristina Mañas y Josu Larumbe , que realizan y producen este apasionante programa.
Desde el corazón de África y a la sombra del Kilimanjaro Jesús Calleja.
Estar atentos que os seguiré informando puntualmente cada dos o tres días.