Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desafío tóxico conseguido... (4 de 5)

Estamos a unos 240 metros de profundidad dentro del cráter de Bembow
toda su belleza


una terraza colgada a 100 metros de altura
Es imponente, grave, rotundo, atemorizante.

Emilio Valdés desciende con Jesús al interior del cráter Bembouw


¡¡Qué locura y qué belleza a la vez!!


Le digo a Emilio que hay que retroceder, regresar,

Emilio esta absorto filmando la lava


los gases extremadamente tóxicos que suelta este revoltijo de magma

Jesús Calleja se prepara para descender al fondo del cráter Bembouw con una altísima concentración de gases venenosos


Está como hinchado y es el que decide, por fin, poner las cosas en su sitio.


Me voy agarrando a rocas de aristas puntiagudas.