Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aclimatando en Leh: ¡Listos para salir!

Amigos, aquí estamos, en este rincón del Himalaya indio, en el Ladakh. Aquí comienza nuestra aventura que nos va a llevar a las montañas más remotas de la meseta tibetana, de las que apenas se sabe nada.
 
 
Los cuatro componentes del equipo: Rafa Lomana, Kike Calleja, Emilio Valdés y yo mismo estamos súper motivados con este nuevo desafío ¡es pura exploración! Tenemos un objetivo y una meta muy claros, pero no sabemos lo que nos vamos a encontrar ¡ni cómo vamos a lograr conseguirlo!

Llegamos a Leh, capital de Ladakh hace ahora un par de días; hemos estado aclimatando (Leh está ya a 3.500 m de altura) y haciendo las últimas compras. Hemos alquilado 14 caballos para transportar toda la comida, todo el campamento...

Es una expedición pesada, hemos de llevarnos todo para ser completamente autónomos y autosuficientes al adentrarnos en las montañas. No es para menos, la zona es muy, muy poco transitada, no hay caminos, ni siquiera sendas, es como una sucesión de valles que se van comunicando, todos, por collados de 5000 metros. El collado más “bajito” está a 5.100 metros, y el más alto a 5. 450 metros. Tenemos previsto atravesar un buen número (creemos que hasta ¡nueve!) de estos collados de hasta casi 5500 metros. El número exacto no lo podemos saber, lo iremos decidiendo en función de la nieve que nos encontremos. ¡Y es que hay mucha nieve en altura! Por eso es muy importante, vital, que nos encontremos a los habitantes de estas montañas _porque por aquí no hay pueblos_ los nómadas tibetanos de la región del Chang Tang para que nos puedan orientar. Estos nómadas cruzan estas zonas ilegalmente desde la parte del Tíbet porque no quieren vivir en territorio ocupado por el gobierno chino. Prefieren venir a un lugar libre, a esta zona de India, con su ganado, a buscar pastos. Y nosotros tenemos que encontrar a estos changtaníes para que nos orienten en nuestro objetivo: la cordillera de Korzok. Es allí donde nos dirigimos, amigos, ¡nuestro objetivo final! Se sabe que allí hay un par de picos de seis mil metros más o menos conocidos: el Mentok I y II, que se encuentran al Este de la cordillera. Pero por el Oeste ¡no entra nadie!

No hay ninguna referencia de que se haya entrado por ahí, ni de que se haya ascendido ninguna de las grandes montañas de esta parte de la cordillera (que es enorme). En los mapas no figura ni un solo nombre de la zona, ni de los valles, ni de los ríos, ni de los picos... ¡son lugares vacíos en los mapas! Nuestra intención es alcanzar un punto determinado con todo el equipo y el personal. Luego, nosotros cuatro cogeremos mochila, cuerdas, comida deshidratada, todo el material de escalada, etc... para hacer un ataque ligero y pasar 4 noches y 4 días por encima de los 6.000 metros, intentando unir el mayor número de seismiles a lo largo del territorio virgen... Así que amigos, mañana ponemos rumbo al lago Tsokar, donde deberíamos llegar en cuatro o cinco días. Mientras, aquí estamos, tomando coordenadas, dibujando la ruta en un diario, trabajando a tope con los GPS...¡Los 4 estamos súper motivados con esta aventura de exploración total!

¡¡¡Os escribiré pronto, amigos!!!

Jesús Calleja desde las montañas del Ladakh