Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Yan, un incondicional de Malú: “Me falta vocabulario para explicar lo que siento”

Yan se encontró, por fin, con su Eva en el paraíso. El chino estaba encantado, ella algo sorprendida. “Es la primera vez que hablo bastante tiempo con un chino, normalmente solo hablo con los chinos de las tiendas de mi barrio”, aseguraba Débora. “Es una chica guapísima, mejor de lo que me imaginaba”, decía Yan.

Yan quiere conquistar a Débora y el primer paso, como buen chino, ser un buen anfitrión. El joven, además, mostró a su Eva los objetos personales que había traído al paraíso y de los que nunca se separa: Una cabeza de Buda y una foto de Malú. “Me falta vocabulario para explicar lo que siento”, aseguraba con la foto en la mano.