Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El silencio del alcalde de Realejos ante el maltrato a los podencos en Tenerife

Muertos de frío, de hambre, pero sobre todo muertos de miedo. Así conviven numerosos perros en el campo de Tenerife, donde constantemente se incumple la ordenanza establecida. A la intemperie, atados con un cuerda corta y con un bidón como caseta, los podencos empleados para la caza están destinados a morir así según afirma 'El Chatarra'. Desde el Ayuntamiento de Realejos, donde se encuentra una de las peores escenas que encuentra Javi, el alcalde Manuel Domínguez asegura que no puede actuar de oficio, a pesar de ser la máxima autoridad del municipio y en contra de lo que dicta la ordenanza.