Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Película de terror o cruda realidad? Javi descubre 'la granja de los horrores'

Una denuncia anónima llegaba a la redacción de ‘A cara de perro’, solo contenía una localización Titaguas (Valencia) pero tras las investigaciones pertinentes, el equipo del programa descubre que un ganadero fue detenido en el mes de mayo por maltrato animal, se le acusaba de dejar morir a una veintena de ovejas y mantener al resto en unas pésimas condiciones sanitarias.

Con este precedente el equipo del programa acude inmediatamente al lugar donde se podría estar cometiendo un nuevo abuso. La localización corresponde a un corral al aire libre donde presuntamente pernocta un rebaño de ovejas. El panorama es desolador, el suelo está cubierto de huesos y una oveja recién parida permanece encerrada junto al cadáver de su corderito.
“¿Vosotros creéis que esto es normal? La verdad es que en ningún caso me esperaba encontrarme con lo que me encontré. Montañas de animales muertos, Huesos, cadáveres de ovejas comidos por los gusanos, un olor a putrefacción insoportable…”, cuenta Javi mientras graba con el móvil y sin poder contener la emoción.
“Es algo aterrador, es aberrante, no lo entiendo no tengo palabras… no le encuentro el sentido a tener animales en estas condiciones”, continuaba.
En la granja donde se supone que vive el resto del rebaño el panorama era similar, En los contenedores se mezclan cadáveres recientes con otros en avanzado estado de descomposición. “Esto parece una película de terror, es un sitio que huele a muerte”, aseveraba el Chatarrero
Ovejas encerradas en un furgoneta
Una nuevo chivatazo al programa advierte de otra granja en Titaguas (Valencia) con animales en pésimas condiciones. El ganadero podría estar ocultando el rebaño en un corral oculto para impedir las inspecciones de la Generalitat.
Al llegar al lugar de los hechos, se repite el desastre. Decenas de cadáveres recientes se extienden por todas partes y en los cuerpos aún se aprecian el trabajo de los buitres. Pero lo peor estaba por ver: Dos ovejas adultas y tres corderitos están encerrados dentro de un coche sin acceso a agua ni a comida.
“¿Esto es vida? Claro como son animales y no tienen derechos… somos monstruos y venimos aquí a hacer daño, daño gratuito
El programa decide denunciar los hechos aunque Javi Roche desconfía ya de la administración. “¡Cuando esto salga a la luz, cuando esto salga, a ver qué hace la administración! ¡Es una aberración! Pero tanto el que lo hace como el que lo permite. Cómo puede ser que todo el mundo sepa lo que pasa y nadie haga nada”, asevera impotente el presentador.
Javi se enfrenta al ganadero
El equipo de ‘A cara de perro’ descubre al ganadero acusado de maltrato animal en Valencia y conciertan una cita para intentar conocer su postura. “Ya no puedo hacer nada por las ovejas muertas pero me tengo que asegurar de que las vivas van a tener una vida mejor”, asegura Javi antes del encuentro. La cita muestra un escenario preocupante donde se mezcla la incapacidad el cobro de subvenciones y la dejadez de las administraciones, nadie parece hacerse cargo de este desastre. El equipo del programa queda en verse con el ganadero en Titaguas para que junto al veterinario de las explicaciones pertinentes en el lugar de los hechos.
“El ganadero es un manipulador, solo le interesaba decir que tenía un montón de ovejas aunque estuvieran moribundas o directamente muertas para recibir más dinero de las subvenciones”
La primera sorpresa no tarda en llagar, una vez en el municipio el ganadero asegura que el veterinario ha decidido no presentarse. Además el ganadero se muestro mucho menos colaborador que en la primera cita.
Finalmente, el ganader acepta visitar la ‘granja de los horrores’ junto al equipo y Javi Roche no tarda en encararse con él viendo la condición en la que se encuentra el rebaño. “¡¿Esto qué es?! ¡Esto es una salvajada! ¿Por qué tenemos que el animal esté ahí sufriendo? ¡Eres un torturado!”, le espetaba el Chatarrero
Era terrorífico, lo más cruel que he visto en muchos años. Cuatro ovejas agonizando… ¡y el tío no estaba haciendo nada!”, sentencia Javi.
Javi vuelve tras varias semanas... ¡Y más de lo mismo!
Javi se dirige a la granja semanas después para ver si ha cambiado algo. El responsable de la Generalitat asegura que han tomado cartas en el asunto y está todo limpio pero por otra parte, el confidente del programa afirma que sigue habiendo cadáveres. ¿Quién miente? Pues desgraciadamente, la situación había cambiado más bien poco.
“¿A qué hay que esperar para hacer algo?! Vuelvo a la granja y me encuentro la misma mierda, los mismos animales agonizando. ¡Cada vez que vengo hay más animales muertos! A veces pienso que si esas personas viven en mí mismo planeta”, dice el Chatarrero disgustado.