Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mercedes y Carlos aprenden a comer

La hora de la comida es para muchos padres uno de los peores momentos del día. Algunos niños se niegan a comer sin motivo e incluso pueden provocarse el vómito, tal y como le ocurre a Mercedes, que es capaz de eternizar la hora de la cena. La pequeña les planta cara a sus padres, que desesperados no saben cómo conseguir que su hija coma. Ni los castigos ni los gritos surten efecto y lo único que consiguen es que la cena se convierta en uno de los momentos más desagradables del día.

Mercedes y Carlos no saben lo que es disfrutar de una cena en familia. Su hija Mercedes se niega a comer y les desespera convirtiendo la cena en una guerra entre padres e hija. 
Como ocurre en casa de Mercedes, en muchos hogares la hora de la comida es una auténtica batalla campal. Sentarse a la mesa se convierte en un drama y muchos padres, preocupados por la escasa alimentación de sus hijos, pierden los nervios, eternizan las comidas y ceden a los chantajes de los más pequeños con tal de que coman algo.
Para conseguir que los más pequeños coman sin problemas y adquieran hábitos saludables, 'Supernanny' da a las familias unas sencillas pautas que terminarán con las discusiones en la mesa.
- No poner raciones excesivas. Si los niños quieren repetir podrán hacerlo después.
- No llevar el postre a la mesa antes de terminar la comida. Así evitams que los niños dejen de comer antes de tiempo y nos pidan el postre.
- Establecer un tiempo limitado de comida. A lo largo de la comida, merienda o cena no pedimos a los niños que se den prisa en comer, basta con que sepan que hay un tiempo para hacerlo.
- Cuando se esté terminando el tiempo de comer se les avisa para que sean conscientes de que si no terminan se retirará la comida.
- Si el niño no quiere comer, retirar la comida cuando haya transcurrido el tiempo estipulado y toda la familia haya terminado de comer.
- Si queremos que los más pequeños comiencen a comer lo mismo que el resto de la familia, hay que hacerles ver que ese momento es especial porque significa que se hacen mayores.
- Cuando el niño coma hay que decirle lo bien que lo ha hecho. De esta manera reforzamos el comportamiento para que lo repita.
- Aunque los niños no se lo coman todo desde el principio, cuando se inicia un hábito es más importante valorar el esfuerzo que los resultados.