Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mercedes adquiere hábitos de estudio

La hora de hacer los deberes y estudiar se convierte en algunas casas en una dura batalla entre padres e hijos. Igual que Mercedes, muchos niños se niegan a hincar los codos y se eternizan a la hora de hacer las tareas que traen del colegio. Los padres se cargan de paciencia y se sientan con sus hijos para ayudarle pero ni esa atención ayuda a los más pequeños a concentrarse en su trabajo.


"Leer es una porquería, así que da lo mismo". Eso es lo que piensa la pequeña Mercedes del colegio. La niña tiene en jaque a sus padres, que no consiguen que la pequeña se concentre y comprenda que hacer su tarea es importante.
Hacer los deberes es uno de los peores momentos del día para algunos niños. Incapaces de concentrarse, los más pequeños pueden permanecer horas sentados en una silla mirando los libros pero sin atender a la lección. Los esfuerzos de sus padres se vuelven vanos y los niños no estudian.
Para conseguir que los niños adquieran un buen hábito de estudio, 'Supernanny' da a Mercedes y Carlos las claves para que su hija estudie cada tarde al regresar del colegio y no se eternice a la hora de hacer las tareas.
- Establecer un horario para hacer los deberes.
- Establecer un sitio para estudiar.
- Despejar el área de trabajo para que no haya distracciones y el niño tenga el espacio suficiente para estudiar.
- Si hay otros niños en la casa, no permitir que interrumpan el tiempo de estudio. En caso de que el pequeño insista en acaparar la atención y molestar, no se le hará caso ya que dejar de atender un comportamiento ayuda a que desaparezca.
- Aplicar un sistema de puntos anima a repetir lo positivo. A lo largo de la semana y con el fin de que los niños adquieran rutinas se irán puntuando las conductas que queremos que se repitan. De este modo, el niño asocia el portarse bien con conseguir algo que le gusta y termina por adquirir el hábito deseado.
- Premiar a los niños por hacer los deberes: ir al cine, salir en familia... Los primeros días es importante premiar el buen comportamiento cada día que se produzca pero con el tiempo se dejarán las recompensas únicamente para el fin de semana para que no pierdan su efectividad.
- Es importante que se haga diferencia entre los hermanos y los premios tienen que ser exclusivos para el niño que hace el esfuerzo. De esta manera evitamos que el niño piense que su hermano tienen los mismos premios sin esforzarse.
- Una vez terminado el tiempo de estudio es recomendable utilizar el refuerzo positivo y decir al niño lo bien que lo ha hecho.