Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los candidat@s emplean todas sus armas de conquista en la difícil convivencia con sus solteros y suegras

L@s candidat@s ya están en casa de sus suegras. Los solteros les reciben con los brazos abiertos pero sus madres tienen recelos: ellas mandan en sus casas e imponen sus normas pero sus hijos serán los primeros en transgredirlas. En sus nuevas citas tendrán besos, abrazos y alguna que otra pelea.

Comienza una nueva etapa en la vida de los solteros. Ahora, los candidat@s invaden las casas de sus madres y, en una estrecha convivencia, tendrán que utilizar sus mejores armas de conquista para enamorar a ellos, pero también a ellas.
Dolores e Isidoro recibieron a las chicas pero él solo tenía ojos para Natalia quien, nada más verle, se lanzaba a sus brazos diciendo no haber dejado de pensar en él. También hubo regalos, Rebeca les llevó una camiseta para su mascota y Natalia dio en el clavo regalando al manchego una réplica en miniatura de su Mercedes.

Gabriel deslumbró a las chicas con su casa en Altea, pero la llegada fue problemática porque las chicas se retrasaron en llegar desesperando a Toñi que no estaba dispuesta a permitirlo. Pero había más pertenencias que mostrar y Gabi se llevó a Selene al yate familiar. Allí, con su ya conocida técnica de ‘cierra los ojos’, besó a Selene y provocó que ella se lanzara a buscar más besos.
Los chicos de Pedro vagaron por Valdoviño hasta que dieron con la morada de Mary. Pedriño les recibía entre besos y abrazos pero Mary les indicaba que no cruzarían el umbral de su casa, se quedarían en la de invitados: “Mi casa… Vuestra casa”, les decía. Manuel fue el elegido para mantener el primer encuentro a solas que podríamos calificar de ‘didáctico’. A preguntas del gallego, Manu se definió como “versátil” y “activo” entre sábanas y, tras conocer esta información, brindaron juntos por “el morbo” y la “versatilidad”.
Hasta Sevilla llegaron las chicas de Javi pero fue Sara la que obtuvo el mejor recibimiento ¿Por qué? Se dejó la maleta atrás y Javi se ofreció a ayudarla provocando los celos de las demás. Ya en la piscina, el sevillano se llevó una decepción con Cristina quien se negaba a dejarle entrar en un metro a su alrededor. Javier se desesperaba… Y las otras chicas aprovechaban la oportunidad.
La llegada de las chicas a casa de los mellizos fue con regalo incluido, cortesía de Álvaro. Cada una con su peluche en la mano, se sentaban alrededor de una mesa tomando un refresco, oportunidad que Luis Carlos aprovechó para pedir explicaciones a Natalia. El mellizo sospechaba de su chica tras las insinuaciones de Elena, quien le aseguraba que ocultaba algo.
Ya en la piscina, se produjo un intercambio de parejas, Álvaro atacaba a Sandra, chica de su hermano, y Luis Carlos se tomaba la revancha escogiendo a Sara. Hubo más, en la playa Álvaro solo prodigaba caricias a Ana y Luis aprovechó de nuevo para llevarse a Sara. Sin embargo, esta vez no consiguió su objetivo ya que Álvaro se dio cuenta y les arruinó la cita en solitario.
La siguiente en tener una cita en solitario con Gabi fue Patricia para desesperación de Priscila que lloraba en el hombro de Selene proclamando: “El amor es una mierda”. Patricia se sumergió en el agua con su príncipe, confesó de qué estaba operada y consiguió un piropo de él: “me encantas”.
Mientras Pedro tenía su cita, Mary se llevaba al resto a la playa. Allí, alabó “el culito” de Giordis, provocó los celos de Emilio y Ángel, se lo llevó a solas e indagó sobre su faceta como santero.

Isidoro reservó un spa para estar a solas con Rebeca y allí consiguió robarle un beso. Con esto le quitó el puesto de favorita a Natalia que, cuando vio la cara de felicidad de Isidoro, tuvo que salir a la calle a tomar aire.
Javier se llevó a Sara a la cama, pero a tomar algo. Allí abrió su corazón, declaró no soportar las infidelidades y, cuando miraba a su chica, se ponía nervioso. A su regreso a casa nadie les esperaba y Javier le pidió a Sara que durmiera con él. Ella solo ponía una condición: solo dormir, y él aceptó porque así, Sara le demostraba que no es “ninguna cualquiera”.

Pasada tan agitada noche, Giordis se ofreció a despertar a Pedriño. Y lo hizo no sin que esto dejara de despertar el recelo de sus compañeros. Aún así, le llevó un zumo y quizá esto le hizo ganar puntos porque el expulsado no fue él, si no Emilio. Antes de la expulsión, Mary aconsejaba a Pedriño que no practicara la santería con Giordis y le decía: “tú católico, apostólico y romano” pero completó la frase diciendo: “tienes que llegar virgen al matrimonio”, sin embargo, como le decía su propio hijo, llegó tarde.

Javier tenía muy claro a quién quería expulsar, pero no le dio tiempo. Cristina se auto eliminó, dijo no tener nada que ver con él y negaba ser “paradita”, simplemente tiene otra forma de ver y hacer las cosas.
Isidoro se llevó a dos chicas a la estación de tren. Supo de labios de Inma que Alexandra era madre y, contra todo pronóstico, decidió expulsar a Inma por “chivata” y no a Alexandra, siendo que ya eliminó a dos chicas por ser ya mamás.
A pesar de la cita con Jia en la que Gabi rio por su lapsus (dijo que para encontrar un príncipe había que besar “cien rabos” y no “cien sapos) el príncipe de Altea decidió expulsarla. Pero Toñi no iba a permitirlo, quería a Jia a su lado y ella accedía a su petición.