Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las hermanas sevillanas protagonizan el enfrentamiento más grave de 'Pekín Express'

Lo mejor de la Etapa 8cuatro.com

Mar y Vanesa llegan a agredirse físicamente por primera vez en la historia de Pekín Express y son separadas por el equipo del programa durante la octava etapa.

Las hermanas sevillanas arrastraron una gran tensión por el hándicap y su diferente actitud ante cómo sobrellevar la etapa. Tuvieron que cargar con el hechicero vudú a lo largo de toda la etapa y, lo que es peor, ver cómo el resto de parejas las adelantaban, mientras que el hechicero Rafiki se dedicaba a tocar durante horas el tambor sin querer moverse del sitio. Esto, unido al calor y a que aguantaron más de 10 horas sin comer nada provocó un conflicto entre ambas que sobrepasó los límites de la carrera y se adentró en el terreno de lo personal.
La tensión fue máxima durante la dura travesía en bicicleta. Presa de la impotencia y la desesperación, Mar tiró la bicicleta al suelo y Vanesa tuvo que cargar durante el resto del camino con la carga del hechicero. Al llegar a un poblado, toda la tensión estalló. Mar mentó al novio que recientemente dejó a Vanesa y ésta respondió diciendo que así le iba a Mar con su hija.
En ese momento volaron los puños. El equipo del programa tuvo que separar a las hermanas, que comenzaron a pegarse e insultarse. Dos horas después del desafortunado episodio, las hermanas continuaban sin hablarse. La situación se hizo insostenible, así que a Jesús Vázquez no le quedó más remedio que hablar con ellas para pedirles explicaciones por el episodio y contarles que tendrá consecuencias. Jesús lo define como “el episodio más grave y lamentable de las cuatro ediciones del programa” y advierte “nunca jamás se puede llegar a la agresión física.”
[[QUOTE1]]
Para Mar, la mayor, todo se debe a la personalidad de cada una y las expectativas diferentes de la carrera. Además, añade que era inevitable que saltara con su hermana, una “mosca cojonera”, que la “pica constantemente” y busca la cámara “para ponerla por los suelos”. Por su parte, Vanesa cree que la culpa es del orgullo de su hermana: “Es rencorosa. Ella tiró al chaval, ella tiró la bicicleta, ella tiró la mochila.”
Mar consideraba que si había saltado era porque Vanesa había agotado su paciencia y que no era justo que terminara quedando como “la culpable, la agresiva y la bestia”. La crisis se agrava cuando Vanesa acusa a Mar de haberla levantado la mano en ocasiones anteriores y Mar se marcha.
[[QUOTE2]]
Al caer la noche y viendo que las hermanas sevillanas siguen sin entenderse, la organización del programa decidió que durmieran por separado para que reflexionaran acerca de la actitud que habían tenido. Mar durmió con los hermanos gallegos, mientras que Vanesa lo hizo con las amigas de Murcia. Sus acompañantes reaccionaron como compañeros de carrera y no como rivales. Intentaron quitar hierro al asunto y justificaron la tensión por el cansancio, el hambre y la confianza de ser hermanas.

Firman el libro rojo por separado

Mar y Vanesa firmaron por separado en el libro rojo y no volvieron a reunirse hasta que se inició la segunda parte de la etapa. En ese momento, Vanesa le da una pequeña flor a Mar y ambas se dan un abrazo significativo. Las emociones de lo que han vivido se traducen en lágrimas y sus rivales aplauden el gesto.

Podrán continuar en 'Pekín Express', pero con dos condiciones

Pekín Express les permitirá continuar con la condición de que no vuelve a repetirse ese comportamiento. Además, en las dos próximas etapas, no podrán obtener el amuleto, aunque ganen. Si ganan, el amuleto será para los segundos.
A partir de aquí habrá una unión especial. Como firmaron por separado salen en último lugar. Armadas de paciencia y con la todavía carga del hechicero Rafiki tienen que soportar la maldición vudú de Inés y Pedro: Mar solo podrá dar tres pasos para conseguir un nuevo transporte.
Al final de la etapa, Mar y Vanesa llegan en penúltimo lugar, solo por delante de Sara y María, las amigas murcianas. Dicen que lo que no te mata te hace más fuerte, seguramente eso es lo que esperan estas hermanas sevillanas, que parecen haber salido de esta etapa fortalecidas anímicamente. ¿Podrán olvidar lo sucedido en las próximas carreras? ¿Volverán a saltar las chispas cuando vuelvan a encontrarse en una situación al límite?