Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sara y María esquivan el golpe

La amigas de Murcia encajan con firmeza el golpe de sus compañeros: son votadas como la pareja más fuerte y sancionadas para abandonar la carrera.

La octava etapa de Pekín Express marca un antes y un después en la competición por parejas: hay que dejar a un lado el ‘amiguismo’ y centrarse en ganar de manera individual. Durante el recorrido, el programa celebra una convivencia de aventureros.
Durante el encuentro, las parejas comparten opiniones y afilan las estrategias, pues al término de ésta, entre todos decidirían qué pareja podría acabar la etapa con un pie fuera del programa. Pareja por pareja, todos fueron dando sus votos. Una elección difícil entre cabeza y corazón.
El objetivo era dar el nombre de la pareja más fuerte, pero no todos lo tomaron así. Freire, quizás el más estratega en este juego, siempre tuvo claro que su voto no iría para Sara y María. (Voto pactado por Inés y Pedro y David y Cuqui).
Freire pretendía esquivar el momento y no ganarse la enemistad de las rubias, su voto fue para Inés y Pedro, el argumento: el voto no alteraría el resultado. Los novios recién licenciados se tomaron como una traición la maniobra, mientras que otras como Vanesa y Mar, cazaron al vuelo sus intenciones.
Sara y María obtuvieron tres de cinco votos, tan solo Freire y Jota y Chinto y Freire les dieron la oportunidad de seguir. En resto, movidos por la venganza, como Inés y Pedro o por la competición, condenaron a las amigas a una eliminación ‘casi’ segura.

La venganza mejor en frío

Ser las más ‘odiadas’ o mejor, las más fuertes les hizo cargar con una penalización, y cargar, literalmente. Durante la carrera portaron una caja negra que no pudieron abrir hasta llegar a la meta. Antes de pisarla conocerían el castigo: ni más ni menos que una espera de 20 minutos para pisar territorio seguro. Pero las rubias están en racha, y veinte minutos no fueron suficientes para arrebatarles el puesto, quedaron segundas, por debajo de Inés y Pedro. Una vez más demostraron que no están en Pekín Express por su cara bonita.
Las murcianas se tomaron con una actitud inmejorable la jugada de sus compañeros, no se sintieron en minoría, pues era señal de que son fuertes, y le devolvieron la jugada a sus enemigos como mejor saben, corriendo y buscándose la vida.
David y Cuqui se vieron en la obligación de utilizar el salvoconducto, mientras que Mar y Vanesa cayeron eliminadas. La etapa no fue eliminatoria, pero cargarán con un handicap como castigo en la próxima aventura.