Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

No es sólo la economía, estúpido

Margaret Thtacher no fue "asesinada políticamente" en una revuelta interna porque la economía fuera mal o porque el Partido Laborista le sacara varios cuerpos de ventaja. Todo lo contrario. Cayó cuando la economía iba bien y las perspectivas electorales no eran malas. Esas son las condiciones que animan las conspiraciones internas. Nadie desafía al primer ministro cuando no hay opciones de victoria y sólo puede convertirse en líder de la oposición. La todopoderosa primera ministra, la mandataria británica que más tiempo ha ocupado el número 10 de Downing Street, cayo víctima de una revuelta interna. Importantes líderes conservadores creían que había perdido el contacto con la realidad. El politólogo Lluis Orriols cree que Rajoy y el PP se encuentran en unas condiciones similares a las que propiciaron la caída de la Dama de Hierro. No significa que haya conspiraciones en marcha. Pero si Rajoy se cree blindado por la recuperación económica, debería tomar nota de lo que le ocurrió a Thatcher.