Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

100 años sobre la nieve

Por  Miguel Ángel Oliver / Juan Carlos Flores / Noticias Cuatro

Se cumple un siglo desde que llegarán los primeros esquís a Aragón.  Su uso ha cambiado la forma de ver la nieve para poblaciones como Sallent de Gállego en Huesca. Si antes las nevadas provocaban el aislamiento de los vecinos ahora contribuyen a crear un tejido empresarial. Es lo que ocurre en la estación de esquí de Formigal una de las principales de España con 137 kilómetros de pistas. Cien años de cambios que una familia, lo Fanlo, conocen muy bien desde que en 1912 un abad francés entrara por las puertas de su casa con una tablas de madera para moverse por la nieve. Mariano Fanlo, a sus 81 años, recuerda la niñez con sus padres y sus hermanos con esquíes que necesitaban encerarse todos los días para deslizarse y ropa de lana que se calaba. Los Fanlo serían de los primeros en introducir el esquí en Aragón y desde entonces han enseñado a varias generaciones de esquiadores.