Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

21 Días buscando la Ola

Buscar la ola perfecta. Ese es el sueño de los profesionales del surf y el del próximo reto de Adela Úcar en la nueva entrega de "21 días". La periodista, que practica este deporte desde hace ocho años, se traslada a Puerto Escondido (México) para surfear en Playa Zicatela.
Allí convivirá con algunos de los mejores surfistas mexicanos y con jóvenes promesas del surf mundial para conocer de primera mano cómo es la vida diaria de la gente que vive por y para este deporte.
Según los amantes del surf, en Playa Zicatela "rompe" una de las olas más peligrosas del mundo. Hasta esa zona irá Adela Úcar, junto a Coco Nogales, el único mexicano que se sitúa entre los 10 mejores surferos del mundo y que es capaz de recorrer una ola gigante de 15 a 18 metros.
Adela conocerá también a la joven Asaya. A sus 14 años pertenece a una generación denominada "Groms", es decir, aquellos chavales entre 8 y 14 años que viven por y para el surf. Asaya lleva tres años y medio surfeando y toda su vida gira en torno a su preparación; de hecho, no acude al Instituto y estudia y realiza los exámenes sin acudir a clase. Su gran afición proviene de su madre quien, con 37 años, se dedica a Asaya y a su preparación.
Óscar Moncada, de 27 años, es otro de los mejores surfistas mexicanos. Desde los 11 años se dedica a diario a este deporte. Para Óscar, "el surf, más que un deporte, es un estilo de vida. Lo que me gusta es vivirlo con libertad, aunque esté obligado a competir porque vivo del dinero que me proporcionan los patrocinadores", asegura.
Por último, Adela estará junto a Christian Corzo y toda su familia. A todos les une la pasión por el surf y se trasladaron a Puerto Escondido cuando Christian tenía solo tres años. Tanto él como su familia hacen escapadas a las playas de la zona para buscar las mejores olas y practicar en grupo esta disciplina.